•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“The Incredibles” tiene el honor de formar parte de la ilustre filmografía de una marca de culto como Pixar, uno de los títulos que siempre se recordarán como parte de la era dorada del estudio impulsado por Steve Jobs y que ahora presenta su segunda parte con el sello Disney detrás. 

El filme, que se estrenará en Estados Unidos el 15 de junio de este año, cuenta con un reparto de excepción en las voces, con Craig T. Nelson, Holly Hunter, Sarah Vowell repitiendo roles y con Bob Odenkirk, Sophia Bush e Isabella Rossellini dándole vida a nuevos personajes, entre otros. 

El filme animado retoma la acción donde la dejó la anterior entrega, con la presentación en sociedad del villano The Underminer, con la voz de John Ratzenberger. La familia Parr tiene dificultades para llevar una vida normal puesto que Elastigirl (Hunter) sigue luchando contra el crimen mientras el padre de familia, Bob (Nelson), se queda en casa cuidando de los niños y descubriendo los increíbles poderes que tienen. 

La cinta estará en manos de uno de los grandes talentos de Pixar, Brad Bird, el hombre que escribió y dirigió la cinta original, y que además firmó uno de los grandes clásicos de la marca, “Ratatouille”, ganadora del Óscar a mejor película animada y entre las 100 mejores del siglo, según una encuesta de críticos de la cadena BBC. 

Bird ha reconocido que llevaba la idea de una segunda parte en la cabeza desde que terminó de dirigir “Ratatouille”, pero que no había podido ver la luz hasta ahora. Aunque han pasado 14 años desde que se estrenó la primera en 2004, el director no quiso afrontar un salto en el tiempo sino mantenerse fiel al concepto original con una continuación de lo contado. 

De esa forma, Bird logra que no haya que realizar grandes modificaciones en los personajes ni tener que inventarse nuevos superpoderes. Además, los niños siguen siendo pequeños y no adolescentes, lo que le da mucho juego, especialmente con el bebé en el que se centran muchas de las miradas. 

Además estaba el reto de presentar una película de superhéroes en medio de una era marcada por esa temática en Hollywood de la mano de Marvel y DC Comics, especialmente. “Para mí, lo más interesante nunca fue la parte de los superhéroes”, indicó Bird en una entrevista. “Era más la dinámica familiar y cómo los asuntos de los superhéroes interfieren en eso”.

Sí aclara que no dejó pasar el tiempo de forma intencional entre una parte y la otra, sino que se dio de esa forma. La ventaja es que ha podido revivir los personajes originales y darles un matiz especial gracias a la tecnología que existe hoy en día y que no tenía a su servicio hace más de una década.

Pero por encima de la tecnología están siempre los personajes, la esencia de que una secuela sea buena, en opinión de Bird. “Hay una tendencia a incrementar el nivel de bombardeo de una secuela. Se vuelve todo espectáculo y tienden a olvidarse de los personajes. Pero ese es el más importante efecto especial, crear personajes que te importen”.

Las secuelas han ayudado a mantener vivo el aparato de producción de Pixar, criticado durante un tiempo por proponer pocas cosas nuevas y abusar de las franquicias. Sin embargo, cintas como “Inside Out” y “Coco”, ambas ganadoras del Óscar a mejor película de animación, disiparon las críticas.

Esta es una vuelta a las secuelas, pero con la firma de Bird, siempre sinónimo de calidad.