•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El antes todopoderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, acusado de violación y agresión sexual, no testificará ante un gran jurado de Nueva York porque estima que el fiscal de Manhattan cede a “la presión política” para inculparlo, según su abogado.

“Weinstein piensa seguir el consejo de sus abogados y no testificar ante un gran jurado”, dijo su principal defensor, Ben Brafman, en un comunicado.

“Independientemente de cuán convincente sea el testimonio personal de Weinstein, una acusación era inevitable debido a la presión política injusta colocada en Cyrus Vance para asegurar una condena”, lamentó.

El fiscal de Manhattan Cyrus Vance, criticado por no llevar ante tribunales a Weinstein por otra denuncia de agresión sexual hace tres años, fue quien develó los cargos contra el exproductor de cine y televisión el viernes pasado.

Pero según el sistema judicial estadounidense, el gran jurado debe aún confirmar que las pruebas presentadas contra Weinstein son suficientes para su inculpación formal.

Brafman se quejó asimismo de que no hubo “tiempo suficiente” para “preparar correctamente” a su cliente para testificar ante el gran jurado debido al feriado largo de Memorial Day. El pedido para aplazar su comparecencia ante el gran jurado, prevista para este miércoles a las 14h00 local (18h00 GMT), fue denegada, dijo Brafman.

Caso Weinstein

Weinstein fue acusado de violación y crimen sexual en Nueva York el viernes pasado, ocho meses después del estallido del escándalo en octubre de 2017, en un hito para el movimiento #MeToo contra el acoso y la agresión sexual.

El famoso productor de 66 años, casado y padre de cinco hijos, fue acusado de violación en primer y tercer grado por el ataque contra una joven en 2013, y de forzar a otra joven a practicarle sexo oral en 2014. Las víctimas no fueron identificadas.

Weinstein fue liberado tras pagar una fianza de un millón de dólares en efectivo. Entregó su pasaporte, debe portar una tobillera de vigilancia electrónica con GPS y no puede salir de los estados de Nueva York o Connecticut.

Su prolífica carrera se hizo trizas en octubre pasado, cuando artículos publicados en la revista New Yorker y en el diario New York Times revelaron algunas de más de un centenar de denuncias en su contra por abuso, agresión sexual o violación, a lo largo de tres décadas.