•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La luna de miel de Meghan Markle y el príncipe Harry se acabó. La pareja de recién casados está de regreso en Londres tras unos románticos días de paseo por Canadá e Irlanda.

Según la revista People, el príncipe de 33 años ha hecho su primera aparición pública desde la última vez que lo vimos en el cumpleaños número 70 de su padre. Y aunque Harry apareció elegantísimo en el palacio de Kensington para una función caritativa, todos se preguntaron dónde estaba su querida esposa.

La duquesa de Sussex, de 36 años, brilló por su ausencia en el evento que se realizó a beneficio de la organización On Side Youth Zones, que ayuda a niños de entre 8 y 19 años a disfrutar de actividades extracurriculares. El príncipe William fue el encargado de presentar a su hermano ante la audiencia llamándolo “un hombre recién casado”. Y Harry se dedicó a charlar animadamente tanto con algunos de los menores que se han beneficiado de los programas de dicha organización, como con algunos de los VIP’s invitados al evento.

El motivo por el cual la exactriz no estuvo presente no ha sido revelado, pero quizá su ausencia obedezca al hecho de que este sábado Meghan participará en el desfile Trooping The Colour, en honor al cumpleaños de la reina Isabel II.

Markle también formará parte de una serie de actos al lado de la soberana británica que tendrán sitio la próxima semana. Así que probablemente la duquesa esté preparándose para asumir sus responsabilidades como debe ser. Especialmente ahora que la reina le ha asignado a una asesora especial para que la ayude a convertirse en una duquesa hecha y derecha.

Por cierto que los detalles de la luna de miel de Meghan y Harry permanecen en absoluto secreto. Se dice que la pareja pasó un par de días en el fabuloso Fairmont Jasper Park Lodge de Alberta, en Canadá y que posteriormente pasaron un par de días más en Irlanda.