•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La voz del astrofísico británico Stephen Hawking viaja ya hacía un agujero negro situado a 3.000 años luz de la Tierra, después de ser lanzada al espacio desde una antena situada en España que inició la transmisión cuando las cenizas del científico eran enterradas en la londinense abadía de Westminster.

El mensaje con palabras de paz y esperanza de Hawking tardó en transmitirse al espacio 30 minutos y se hizo desde la antena que la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene en la localidad de Cebreros (centro de España).

 Lea: Stephen Hawking, de los agujeros negros a la relatividad y la física cuántica

El director de esa estación de espacio profundo de la ESA, Lionel Hernández, confirmó a Efe que todo salió según lo previsto y, si bien ha sido un acto simbólico, este ha sido importante para la estación española.

El mensaje se envió a las 11:40 hora GMT, coincidiendo con el entierro de las cenizas de Hawking, y se mandó en dirección al agujero negro más cercano a la Tierra -el 1A 0620-00-, a unos 3.000 años luz.

Para ello, primero, los ingenieros de Cebreros apuntaron la antena a este agujero negro, lo que se pudo hacer gracias a las coordenadas suministradas desde el centro de operaciones de la ESA en Darmstadt (Alemania).

 Lea más: Dios, el Universo, la fama y el brexit, según Stephen Hawking

El archivo mandado es una composición realizada a partir de la voz de Hawking, quién hablaba a través de un sintetizador de voz, debido al ELA que padeció durante 50 años, y música del griego Vangelis, famoso por ser el autor de la banda sonora de la película "Charriots of Fire".

Hernández, quien trabajó junto a otros dos ingenieros desde la estación española para lanzar el mensaje, dijo que se trata de algo simbólico porque el agujero negro está mil millones de kilómetros de la Tierra y si el mensaje pudiera llegar tardaría miles de años.

 Además: Fallece el físico británico Stephen Hawking a los 76 años

La "Estación de Cebreros DSA 2" (Deep Space Antenna) es una de las tres antenas de espacio profundo mundial que ha desarrollado la ESA, junto a la que hay en Nueva Norcia, Australia, y la de Marlargüe, Argentina.

Fue inaugurada en septiembre de 2005, la antena mide 35 metros de diámetro y está capacitada, entre otros, para comunicarse con naves destinadas a otros planetas o en órbitas muy lejanas, informa la agencia espacial en su web.