•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hablar de “Los Increíbles” es remontarnos 14 años atrás (2004) para continuar ahora con esta secuela, la cual es una cinta de animación por ordenador producida por Pixar Studios y distribuida por Walt Disney Pictures. 

Ante todo, “Los Increíbles” en el año 2004, habían demostrado que todavía habían cosas que solo se podían ver y aceptar en una película de animación, hoy en día con los avances de la tecnología y la costumbre a películas de acción con superhéroes, que Elasticgirl se ensanche hasta medidas inconmesurables nos parece real y perfectamente creíble, tanto como la fuerza con que Thor arroja su martillo en alguna película de Marvel.

Hago todo este preámbulo para decir que “Los Increíbles 2” está a la altura de su predecesora y me atrevería a decir que un poco más. Los roles cambiaron muchísimo ya que por ejemplo “Mamá Helen” tiene más protagonismo que “Papá Bob”, quien aparece más como un padre hogareño que se queda a cuidar a los hijos, en este contexto es lógico que Jack-Jack, el nuevo bebé de la familia gane su espacio con sus potenciales poderes impredecibles en todo momento de la película, Violeta es ya una adolescente que empieza a expandir sus alas por la misma edad de su personaje, y Dash,  que es varón tiene 10 años, todavía es un niño.

Los ejes principales de la Familia Parr (Los Increíbles) son: la familia, el trabajo y el ego, no siendo esta, una película revolucionaria, aún teniendo en común la lucha contra el mega villano “El Subterráneo”, quien busca traer guerra y destrucción al mundo, ante esto veremos de nuevo la aparición de Frozono con su particular poder de formar hielo a partir de la humedad y su apoyo incondicional a la familia Parr en todo momento, ya que es el mejor amigo de Mr. Incredible. 

Los efectos visuales, especiales y edición de sonido son perfectos y no hay ni que quitarle, ni que ponerle, la temática plagada de ingenio y sus protagonistas no han perdido el atractivo inicial, siendo Jack-Jack y Edna Moda los que se roban los reflectores en cada escena. 

Le otorgo a esta película cuatro estrellas por lograr la excelencia en todos los aspectos valorables y aceptables cinematográficamente hablando y, a su vez, insto aunque no hayan visto la primera parte.