•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En mayo pasado la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía (Cnepr) inició una barrida contra temas que promueven “obscenidad, violencia e inmoralidad” y prohibió, nada más salir al aire, “Si tu novio te deja sola”, del colombiano J Balvin y el puertorriqueño Bad Bunny, con más de 819 millones de reproducciones en YouTube. 

También incluyó en la lista “Ven Menéate” del cantante urbano Mayor Clásico y la popular merenguera típica Fefita La Grande.

Posteriormente, prohibió, por su considerado alto contenido sexual, “Mastica y Traga”, de La Insuperable, una de las principales exponentes del género urbano en la República Dominicana, cuyo tema alcanza ya más de 18 millones de vistas en YouTube.

Cero conciertos

Los artistas extranjeros a los que se les han prohibido temas no pondrán interpretarlos en conciertos en el país, advirtió la Cnepr, que también tiene en la mira a algunos locutores o comentaristas de radio y televisión.

Sin embargo, diversos sectores critican que la Cnepr haya intervenido cuando ya estos temas eran altamente conocidos en los medios y que, además, solo actúe en contra de la música urbana y que haga poco o nada en contra del lenguaje agresivo y vulgar en la radio y la televisión.

La comisión, por su lado, defiende sus acciones, pero reconoce que no cuenta con los instrumentos para realizar un monitoreo efectivo y permanente en los medios electrónicos.

Educación 

La prohibición estos días de la difusión de decenas de temas de música urbana en la radio y la televisión dominicana con alto contenido sexual y de violencia han encendido las críticas en torno al reguetón y al trap, aunque también sobre la responsabilidad de las autoridades de educar a los jóvenes.

Para la antropóloga y especialista en educación musical Tahira Vargas los temas que se escuchan en la radio o la televisión del país no son más que reflejo del estilo de vida de los jóvenes, que ven en la música su medio de expresión, por lo que, contrario a la  prohibición, propone invertir en la educación de estos “que buscan en la música un cambio”.

Además, señaló, en declaraciones a Efe, que el contenido sexual y violento en ciertas canciones tampoco es algo nuevo y recordó que el lenguaje machista ha estado presente en la música popular local. A la vez, señaló, que los temas censurados “pueden presentarse más atractivos” para el público una vez son prohibido.

Por su lado, la presidenta del Círculo de Locutores Dominicano (CMD), Ana Daisy Guerrero, acoge la decisión de la Cnepr en contra de temas o comentarios en los medios de comunicación que “atenten contra la ética, la dignidad y la buenas costumbres de una sociedad”.

Sin embargo, señaló en declaraciones a Efe, que se debe evitar que las canciones de contenido violento, que estimule el narcotráfico o que denigre mujer lleguen a la televisión o la radio “y no esperan que la población, especialmente, los niños hayan descodificado el contenido” de los mismos.

“El problema no es el género urbano, el género urbano es parte del problema, es una sociedad en estado de descomposición”, apuntó.