•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Enrique Mejía Godoy, quien se encuentra de gira por Estados Unidos, conversó con El Nuevo Diario antes de iniciar el concierto benéfico en la iglesia West Park Presbyterian Church, en Nueva York, el domingo, donde nos habló sobre el caos sociopolítico que está viviendo el país. En su intervención, el cantautor hizo vibrar con su música a un público que abarrotó el local donde se realizó el concierto, resaltó que la gira por los Estados Unidos, la cual finalizará en Miami la segunda semana de julio, es para que la gente se solidarice con lo que está ocurriendo en Nicaragua.

 Lea: La casa de los Mejía Godoy cierra sus puertas

El cantautor, quien se presentó al escenario vestido totalmente de negro y acompañado de su guitarrista, Luis Manuel Guadamuz, resaltó que a Daniel Ortega lo ha corrompido el amor al poder, razón principal por la cual está reprimiendo al pueblo.

¿A qué se debe esta gira por los Estados Unidos?

Esta pequeña gira, esta pequeña jornada de trabajo es solidaridad y de amor por Nicaragua. La gira inició en Miami el pasado sábado, donde compartí escenario con Katia Cardenal  y sus hijos. El concierto fue un éxito impresionante, no solamente por la cantidad de gente que llegó al concierto, sino por la energía de la gente concentrada con banderas y con consignas. Más de 4,500 personas asistieron al concierto y todavía se quedó gente afuera porque el local estaba abarrotado de gente.

¿Cómo fue esa experiencia?

Te puedo decir que tenía quizás 40 años de no tener esta experiencia. Me gustó mucho ver una gran unidad de los nicaragüenses en Miami, porque cuando uno habla de Miami y habla de Nicaragua, habla como en otras condiciones ¿me entendés? Y a veces uno puede tener el prejuicio; sin embargo, yo estoy muy contento y quiero regresar nuevamente con mi hermano Carlos, para hacer un megaconcierto más grande que el que tuvimos con Katia, para continuar ayudando a las víctimas que ha producido toda esta injusticia, esta represión terrible del Gobierno de Nicaragua contra la juventud, los campesinos y el pueblo en general.

Luis Enrique Mejía Godoy: Daniel Ortega convirtió  su hogar en la casa presidencial,. Archivo\END

 Además: ​​Nicaragua y Guatemala, unidos ante crisis

¿Sientes que has regresado a los 80 con los conciertos que estás realizando por los Estados Unidos?

De alguna manera, no por lo que está sucediendo en Nicaragua necesariamente. Digo, porque hace 40 años la insurrección en Nicaragua también se dio y, aunque uno haga un paralelo pues este es una insurrección cívica, no es armada, es una rebelión de los jóvenes como aquella también fue de los jóvenes de los años 80, pero es otro el mundo, la corrección de fuerza es otra. 

¿Qué piensas de Daniel Ortega? él era una persona que estaba al lado del pueblo y luchó contra el dictador Anastasio Somoza, pero ahora la historia lo pone a la par de Somoza.

No sé, es una pregunta muy difícil de responder, la única manera que tengo en responder es que pienso que desgraciadamente el poder corrompe, el poder absoluto corrompe y casi que te puedo decir que el poder absoluto corrompe absolutamente, y corrompe a los demás, inclusive, llega a corromper al pueblo. Entonces, este es un proceso de un deterioro, no solamente de una persona, de un grupo de personas que secuestraron la bandera de un partido, la bandera de una revolución, no sus ideales, no secuestraron por supuesto sus principios, sino secuestraron lo que era una mística y se convirtió en un amor por el poder y nosotros estamos por el poder al amor y no por el amor al poder.

Luis Enrique Mejía Godoy en concierto en Nueva York. Carlos Solís\END

¿Desde cuándo consideras que inició Daniel Ortega ese amor por el poder?

Esto no sucedió del 18 de abril para acá, hace muchos años venimos advirtiéndonos los nicaragüenses desgraciadamente del acaparamiento que Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo, y su gente más allegada, sus ministros, su gabinete y su círculo de hierro, han venido provocando en Nicaragua un deterioro de la democracia popular. Si por algo luchamos nosotros contra Somoza, fue por eso, luchamos contra un hombre (Somoza) que quería ser el dueño de Nicaragua y tener al país como una finca.

¿Significa que hay mucha comparación entre el gobierno de Daniel Ortega con el Dictador de Somoza?

Estamos viendo unos signos muy parecidos, en Nicaragua ha entrado mucho dinero de distintas formas y que logró crear un espejismo. Nicaragua se había convertido en el país más seguro, en el más bonito, en el que tenía más turismo, en el que la empresa privada estaba en una luna de miel con el Gobierno y esto se fue descubriendo poco a poco, sobre todo por las actitudes autoritarias, autocráticas de este Gobierno. De tal manera, que yo me atrevería a decir que Daniel cambió desdichadamente.

¿Piensas que Daniel Ortega se ha quedado solo en su lucha por el poder?

El Frente Sandinista de Daniel se quedó solo, todos los comandantes, subcomandantes, los cuadros más importantes de la revolución, la gente que participó en la Insurrección Popular Sandinista desgraciadamente abandonó el Frente porque Daniel Ortega casi obligó a que lo abandonaran y él se quedo solo. Como dijo el comandante Tirado;  “dejamos solo a Daniel, y Daniel  se cogió el mandado”. Ahora es un partido familiar. El colmo, Daniel Ortega convirtió  su hogar en la casa presidencial, la casa del partido, y, por supuesto, Daniel sigue siendo el eterno secretario del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Entonces, a mí me gusta hacer esta separación, me atrevo a decir que no es el sandinismo que está en crisis, es el danielismo.

¿Cómo piensas que el pueblo de Nicaragua pueda derrocar al gobierno de Daniel Ortega cuando este tiene las armas y el pueblo estÁ desarmado?

Esta lucha se tiene que ganar. No es la primera vez que sucede en la historia eso. Va a ser inédito en el caso de Nicaragua, yo diría que va hacer la primera revolución cívica de América Latina. Ya Nicaragua fue la primera revolución con las armas en América Latina en tierra firme. Va a ser duro ganar esta lucha, pero yo creo que no se puede matar a un pueblo entero. Imaginate llenar de cruces a Nicaragua, cómo va ser eso posible. No creo que lo acepte la humanidad.

¿Qué le vienes a pedir a la gente que vive en los Estados Unidos?

No venimos a pedir limosna, queremos exigir solidaridad, porque nosotros hemos dado la solidaridad siempre, antes, durante y después. Entonces, venimos a decirle a la gente, no que nos ayuden a botar a un régimen, nosotros sabemos que Daniel se va a ir del poder y se tiene que ir, pero queremos solidaridad de la gente para con Nicaragua.

¿Cuándo consideras que Daniel pueda dejar el poder?

Pues nosotros quisiéramos que pronto, y nosotros quisiéramos inclusive por el bien de él, de su familia y el de Nicaragua, que Daniel se fuera en las mejores condiciones, de una forma civilizada, que no deje un país destruido. Fijate que ahora, me pareció una enorme torpeza estar mandando a los sectores más pobres de la población a tomarse terrenos privados. ¿De qué estamos hablando? Daniel Ortega está totalmente loco, quiere dejar en ruina el país. Está creando una cantidad de condiciones caóticas a lo mejor porque sabe que se va ir y quiere dejarle esa herencia al próximo gobierno.

¿Qué te recuerda el regresar nuevamente a los Estados Unidos y cantar por la libertad de tu pueblo?

Venir a los Estados Unidos me recuerda mucho inevitablemente los años 80 y creo que esta es una cosa muy bonita que se está reeditando en mi vida, viejas caras de la solidaridad y eso me gusta, pero también veo mucha juventud y eso me gusta mucho más.

¿Tienes planes de presentarte en otras ciudades de los Estados Unidos?

Tengo planes para ir a San Francisco, a Los Ángeles, a Washington y Chicago, y digo esto independientemente de que Daniel se vaya en las próximas semanas o en los próximos meses, lo digo porque vamos a necesitar muchísimo de la solidaridad para Nicaragua, porque quedará en condiciones muy difíciles.