•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si algo sorprende en “Ocean’s 8”, la reciente entrega de la franquicia que muestra ahora a un elenco íntegramente femenino, es la presencia de Sandra Bullock, porque la ganadora del Óscar por “Un sueño posible” no volvía a filmar desde que tres años antes estrenó sin demasiada suerte “Expertos en crisis”.

Más concentrada en criar a sus dos niños adoptivos como madre soltera, Bullock parece responder a las invitaciones solo cuando son proyectos especiales, lo cual explica por qué a finales de este año se la volverá a ver en Estados Unidos –en plena carrera por los premios– cuando llegue a los cines “Bird Box”, la nueva propuesta de la danesa Susanne Bier y en la que vuelve a compartir cartel con una de las 8, Sarah Paulson.

¿Habló con George Clooney sobre lo de interpretar a su hermana en Ocean’s 8?

Le contaré un secreto. En realidad George y yo somos la misma persona. Si se fija, nunca se nos ve a los dos en el mismo lugar... Hablando en serio, nos encontramos en la fiesta de un amigo y él me dio su bendición. Lo bueno de George es que sigue llevando la antorcha de aquel grupo.

Nosotras quisimos divertirnos como lo hicieron ellos pero no pudimos. No teníamos un bar en el plató ni nos tocó filmar en Las Vegas, pero queríamos mantener el mismo espíritu y lo logramos. Nuestra intención era que todos vieran a estas mujeres como una familia cuyos miembros se apoyan entre sí. Para mí, eso es más importante en la película que el golpe.

¿Qué tiene Debbie que Danny no tiene?

Pechos. Pero los dos son ladrones. Y eso no lo pueden resistir porque lo llevan en la sangre; en eso son similares. Siempre están confabulando para ver de qué manera pueden estafar. Para ellos no existe la vida normal. George supo dar a Danny su propia elegancia y vibración.

Yo tuve que aprender cómo ser más calmada y no hacer tantas bromas. Aprendí a cerrar la boca cuando la quería abrir. Mi personaje es más relajado que yo en la vida real.

Después del fracaso de la versión femenina de Cazafantasmas, ¿temió que Ocean’s 8 siguiera el mismo camino?

Sí y no. Cada vez que uno hace una película, le aterra que pueda no funcionar. Especialmente en un caso como este, donde éramos todas mujeres. Una siente una gran presión, porque si hubiese sido un fracaso, nos hubiera costado mucho volver a generar un proyecto así. Los hombres hacen películas que no funcionan y luego igual hacen una secuela. Pero las mujeres no podemos darnos ese lujo.

Cazafantasmas reunió a cinco de las mejores comediantes del planeta. Pero no fueron ellas solas las que hicieron esta película. Tal vez deberíamos analizar dónde estuvieron los errores para no repetirlos. Esas cinco mujeres que son, insisto, las mejores comediantes del planeta, no tenían el control.

¿El verdadero avance en Hollywood será cuando una superproducción protagonizada por mujeres ya no sea noticia?

Exacto. Tenemos que ponernos como meta que de aquí a un año no se hable de este tema, porque entonces las cosas habrán cambiado.

¿Uno de los talentos de su personaje es saber pasar desapercibida?

Es curioso, pero como mujer me siento muy cómoda cuando me ignoran. Es extraño, sobre todo tras haber elegido esta profesión. Pero cuando salgo no quiero que me vean ni que sepan quién soy, y preferiría que nadie me prestara atención. Claro que si te ignoran a nivel profesional es desalentador. Es algo que aprendí tarde en mi carrera. Fue al darme cuenta de que me estaba ocurriendo por ser mujer.

Fue devastador. Mi madre me crio de forma tal que no tenía idea de que había diferencias entre hombres y mujeres hasta mucho después. Ella me dijo que no necesitaba casarme para tener dinero.

¿Cree que las mujeres son más inteligentes que los hombres?

Sí. Además, sabemos mentir mejor. Nos salimos con la nuestra porque podemos mentir muy bien.