•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Quiero iniciar esta crítica de cine afirmando que “Hotel Transylvania 3: Monstruos de Vacaciones” es a mi parecer lo mejor de esta trilogía por lo que a continuación detallaré.

Esta tercera entrega dirigida y escrita por Genndy Tartakovsky, utiliza en gran parte de la película el slapstick que no es más que un subgénero de la comedia el cual se caracteriza por presentar acciones exageradas de violencia física que no muestran verdaderas consecuencias de dolor (en “Deadpool” se utiliza mucho) y el director de esta cinta no descartó volver a utilizar esta denominación, al respecto, en las dos anteriores entregas se notaban las tensiones entre el deseo de optar por una propuesta más desenfrenada y la necesidad de mantener su naturaleza de entretenimiento familiar, esta vez lo segundo se acaba imponiendo a lo primero, y en “Hotel Transylvania 3” vuelve a pasar lo mismo, pero da la sensación que el guionista, que a su vez es el mismo director, hizo su mejor esfuerzo para entregarnos una producción de superior calidad.

En esta película vemos a un Drácula (Drac) sintiéndose solo, y queriendo encontrar el amor, al observar esto su hija Mayvis le tiene como sorpresa un viaje maravilloso con toda su familia y mejores amigos, y es acá cuando nuestra monstruosa familia favorita se embarca en un crucero de lujo para monstruos, es en este viaje que Drac encuentra el amor en Ericka Van Helsing, nieta de su peor enemigo la cual lo que quiere es eliminarlo (situación que él desconoce) y que descubre en el desenlace de la cinta.

Su hija Mayvis sospecha de la maldad de Ericka y con el transcurso de la película surge y triunfa el amor verdadero, no importando que Ericka sea humana y Drac un monstruo, todo esto lleno de aventuras, humor, y ternura por parte de los otros personajes.

Me llamó la atención que la música electrónica (específicamente el género Psycho Trance) sea relacionado con la posesión diabólica hacia un monstruo quién al escucharlo entra en un estado más agresivo y destructivo para con la familia de monstruos, al final dicho monstruo que se presume es sanguinario convertido en un mar de bondad al escuchar los acordes de la Macarena, esto resultó simpático e impredecible, y creo que fue un punto esencial y agradable para cerrar ese capítulo.

Mi valoración es la siguiente: efectos de sonido: Excelentes, efectos visuales y coloración de imágenes: magistrales, argumento: spin off con nueva semblanza que resulta atractivo al espectador, edición de audio: lo máximo, musicalización y mezclas: soberbio, animación: lo mejor de esta película (lograda en un 100% y sin error alguno). Con todos estos aspectos expresados, le otorgo a esta película cinco estrellas por lograr la máxima excelencia en producción, dirección y montaje animado en cada escena.