•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diez años después del éxito de “Mamma Mia”, el equipo al completo se ha vuelto a reunir para una precuela y secuela en la que la música de Abba y la isla griega de Kalokairi vuelven a centrar la atención de una trama conocida en la que la gran baza es el glamuroso regreso de Cher al cine.

Hacía 15 años que la actriz y cantante no hacía cine y ha escogido para su regreso el marco perfecto, un musical ligero y en el que, a falta del protagonismo de Meryl Streep, que apenas sale unos minutos, necesitaba una diva de categoría.

Y en eso es toda una maestra Cher, que colabora en “Mamma Mia! Una y otra vez”, que se estrena hoy en todo el mundo, con un pequeño pero relevante personaje, que se apodera de la pantalla cada segundo que sale en ella.

A sus 72 años, aunque gracias a la cirugía parece que tiene 50, la actriz interpreta a Ruby Sheridan, madre de Donna (Meryl Streep) y abuela de Sophie (Amanda Seyfried).

Como es ficción y en el cine casi todo vale, Cher es con 72 años la madre de Meryl Streep, que tiene 69, pero todo cuadra porque las dos actrices no coinciden en pantalla y porque Donna es un personaje rejuvenecido con su aspecto hippy.

Trama

Un aire hippy que queda explicado por su historia de juventud, es decir el cómo conoció a los tres candidatos a padre de su hija, una narración que se desarrolla en paralelo con la de la apertura del hotel soñado por Donna, cinco años después del momento en el que acabo la acción de la primera entrega.

Si en la película original los tres presuntos padres eran Pierce Brosnan, Colin Firth y Stellan Skarsgard, en la nueva sus papeles rejuvenecidos son interpretados por Jeremy Irvine, Hugh Skinner y Josh Dylan.

Son los encargados de enamorar a la joven Donna, la enérgica y sonriente Lily James, que derrocha una excesiva felicidad durante la película, incluso en los momentos más sentimentales de la historia.

Porque si en algo se diferencian las dos películas es en el tono. Mientras la primera era ligera y divertida, la segunda se adentra en terrenos más íntimos, ayudada por los temas más románticos y menos bailables de Abba.

Lo que no impide sin embargo que haya números musicales mucho más corales y multitudinarios, al ritmo de “Mamma Mia”, “Waterloo” o “Dancing Queen”, los temas más icónicos del grupo sueco.

Sus dos miembros masculinos, Benny Andersson y Björn Ulvaeus, se han encargado de la música, y realizan sendos cameos en la película, pero el espectador debe estar de lo más atento para descubrir sus caras entre las decenas de rostros conocidos que pasan por la historia.

Christine Baransky y Julie Walters repiten como las mejores amigas de Donna, y como sus réplicas jóvenes están Jessica Keenan Wynn Alexa Davies.

Y también aparece por la historia Dominic Cooper como Sky, el novio de Sophie.

Pero más allá de rostros y personajes conocidos, de la conocida música de Abba y de la maravillosa y ficticia isla de Kalokairi en la que se desarrolla la historia, lo mejor de “Mamma Mia! Una y otra vez” es una pareja.

La de Cher y Andy García, que protagonizan la mejor escena del filme al son de “Fernando” y que dan a la película un divertido toque de glamour.

El actor de origen cubano como Fernando Cienfuegos, un divertido ejemplar de latin lover, y Cher, como una abuela cantante, con una tremenda peluca y una voz tan profunda que roba el protagonismo a todos los que la rodean.

“Fue duro estar en un set en el que tú eres una extraña para todos”, afirmó la cantante y actriz en la rueda de presentación de la película en Londres. Pero, agregó entre risas: “me sentí muy querida y al final fui una especie de abuela para todos ellos”.