•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La más reciente película de Kevin Spacey, que cayó en desgracia tras múltiples denuncias de abuso sexual, fue un estrepitoso fracaso de taquilla con una recaudación que no llegó a los 1,000 dólares en su debut en cartelera.

“Billionaire Boys Club”, basada en una historia real de un esquema ponzi en los 80, abrió el viernes en 11 cines en Estados Unidos con una recaudación de apenas 126 dólares y cerró el domingo en 618, según cifras de medios especializados.

Es la primera película del dos veces ganador del Óscar desde que fue objeto de más de una docena de señalamientos de asalto o acoso sexual en el surgimiento del movimiento #MeToo.

El estudio Vertical Entertainment, que lanzó la película primero en video en julio, defendió el estreno a pesar de tener a Spacey en el elenco.

“Esperamos que estas acusaciones angustiosas relacionadas con el comportamiento de una persona, que no eran del conocimiento público cuando se filmó hace dos años y medio, y que tuvo un papel secundario en ‘Billionaire Boys Club’, no empañen el lanzamiento de la película”. Lo hizo, con todo y que en el elenco había otros grandes de Hollywood como Ansel Elgort (“Baby Driver”) y Taron Egerton (“Kingsman”).

“Si colocamos el precio promedio del boleto a 9.27 dólares, eso quiere decir que unas seis personas se presentaron en cada cine”, señaló The Hollywood Reporter. “Y ese es, por mucho, el peor resultado en la carrera de Spacey”.

A modo de comparación, la comedia romántica “Crazy Rich Asians”, que lidera la taquilla, recaudó 34 millones de dólares desde su estreno el miércoles, 25.2 millones de ellos solo en el fin de semana.

Las acusaciones de abuso contra Spacey le costaron su trabajo en la serie “House of Cards”, que protagonizaba, y que fuera eliminado de las escenas del último filme de Ridley Scott, “Todo el dinero del mundo”, donde fue reemplazado por Christopher Plummer.

Es investigado además en Londres -donde dirigió The Old Vic Theatre entre 2004 y 2015-, Los Ángeles y Nantucket, un lujoso balneario cerca de Boston, pero hasta ahora no fue imputado por la justicia.