•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las denuncias de que una de sus líderes, la actriz italiana Asia Argento, agredió sexualmente a un menor y le pagó para evitar una demanda interrogan al movimiento.

Argento, una de las líderes del #MeToo, fue una de las primeras acusadoras del exproductor de Hollywood Harvey Weinstein. Durante un festival de Cannes denunció que este la violó en un hotel de la ciudad cuando ella tenía 21 años.

Pero el diario New York Times reveló el domingo que Argento aceptó pagar 380,000 dólares al actor y músico Jimmy Bennett, 20 años menor que ella, cuando este la amenazó con una demanda judicial por haberle agredido sexualmente en 2013 -cuando él tenía 17 años y ella 37- en un hotel de California. La edad mínima del consentimiento en ese estado es de 18 años.

Argento admite el pago pero niega las acusaciones de abuso sexual.

Las acusaciones contra Argento arrojaron un balde de agua fría sobre el #MeToo, ya criticado porque destruyó la carrera de hombres poderosos tras acusaciones de agresión o acoso sexual que en la mayoría de los casos no fueron verificadas por la justicia.

“La gente usará estas nuevas informaciones de prensa para intentar desacreditar este movimiento. No dejen que eso suceda”, pidió tras la noticia Tarana Burke, quien fundó el movimiento #MeToo hace una década.

“La violencia sexual es sobre el poder y el privilegio. Eso no cambia si el perpetrador es tu actriz, activista o profesor favorito de cualquier género”, sostuvo.

Argento, de 42 años, aseguró el martes que nunca tuvo relaciones sexuales con Bennett, pero admitió que le pagó para ayudarle y evitar “más intrusiones” de este en su vida, a instancias de su exnovio, el célebre chef y conductor televisivo Anthony Bourdain, que se suicidó en junio.

Para Kara Alaimo, profesora de relaciones públicas de la Universidad Hofstra, las denuncias contra Argento no descarrilan el movimiento, sino que son “prueba de su éxito” porque ha logrado que las víctimas se animen a denunciar a sus abusadores poderosos, sean hombres o mujeres, y porque es un hombre el que hace la denuncia, superando los estigmas.

“Esperemos que esto cree un clima en el cual hombres y mujeres se sientan cómodos denunciando, si son víctimas de abuso sexual”, dijo Alaimo a la AFP.

“El movimiento #MeToo es la exposición de abusos y acosos sexuales cometidos por aquellos que están en posición de poder, y no importa quienes son esas personas. Es un crimen”, concluyó. Pero añadió que nada cambia la denuncia de violación de Argento por parte de Weinstein. “Lo que le sucedió, sucedió, y no importa lo que pasó después”.