•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Ya veremos”, una comedia con un emotivo mensaje para el público familiar, marca el regreso del actor estadounidense de origen mexicano Mauricio Ochmann, quien aseguró que las prisas constantes y la obsesión por aspectos nimios del día a día hacen que uno llegue a olvidar lo más valioso.

“Me pareció importante cuando lo leí (el guion), vi que estaba muy bonito y como ‘ad hoc’ al tiempo, ya que estamos viviendo en un momento donde estamos tan deprisa y tan inmersos en cumplir nuestras metas profesionales o personales que descuidamos a los seres que realmente amamos y que son realmente importantes”, dijo Ochmann en una entrevista telefónica.

“Y de eso es un poco de lo que va la película: no te esperes a que suceda algo trágico para voltear a ver a los seres que amas”, añadió.

Ochmann, que nació en 1977 en Washington pero que creció en México, encabeza el reparto de “Ya veremos”, una cinta que llega esta semana a los cines de Estados Unidos, tras su buen rendimiento en las pantallas mexicanas, y en la que también figura como protagonista Fernanda Castillo.

Bajo la dirección de Pitipol Ybarra (“A la mala”, 2015), “Ya veremos” se centra en Santi (Emiliano Aramayo), un niño al que le diagnostican un problema en los ojos que podría dejarle ciego en cuestión de semanas.

Ante esta temible posibilidad, Santi hace una lista de todas las cosas que quiere experimentar antes de pasar por el quirófano y que, sin debate posible, desea hacer junto a su padre Rodrigo (Ochmann) y su madre Alejandra (Castillo), que están separados.

Ochmann, que también es productor de la película, indicó que se trata de una comedia que, “entre la risa y alguna que otra lagrimita”, resulta “entrañable y te roba el corazón”.

El actor es padre de dos niñas: Lorenza, de catorce años, fruto de su relación con María José del Valle; y Kailani, que nació en febrero y cuya madre es la actriz Aislinn Derbez, esposa de Ochmann e hija, a su vez, de Eugenio Derbez.

“Como ser humano, cada hija me ayuda a crecer más y a tomar conciencia de más cosas”, señaló Ochmann.

“Y, desde hace unos años para acá, le perdí la prisa, vivo al día y disfruto el proceso más que buscar el resultado de las cosas. Así que si a mí me dijeran que me queda una semana o un mes de vida, estoy hecho con estar con mi esposa, con mis dos hijas y en la naturaleza”, aseguró.

Por último, Ochmann habló sobre cómo es trabajar con su esposa, que también es productora de “Ya veremos”. “Es una delicia colaborar con mi mujer. Es tremendamente talentosa, inteligente, apasionada. Y tiene un ojo clínico profesionalmente muy bueno (...). Es muy fácil ser compañeros, no solo de vida sino también en la productora como socios”, explicó.

“Lo único es que a veces es como: ‘Bueno, ya, mi amor, ya estuvo, ahora quiero dormir con mi mujer, no con mi socia’”, ironizó.