•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La “Reina del Soul”, Aretha Franklin, apareció este viernes ataviada con un brillante vestido dorado y unos zapatos de tacones con lentejuelas para su glamurosa despedida final en su

funeral en una iglesia de Detroit (EE. UU.), donde su féretro llegó en un antiguo Cadillac blanco.

El vehículo en el que llegó el féretro de Franklin es famoso por haber transportado en su funeral a importantes figuras, como la activista por los derechos civiles Rosa Parks, que en 1955 se negó a levantarse de un asiento de autobús reservado para los blancos, lo que provocó protestas contra la segregación.

El padre de la artista, el reverendo Clarence LaVaughn Franklin, también fue transportado a su funeral en el mismo auto en 1984.

Fallecida el 16 de agosto, la cantante ha lucido diferentes atuendos en los diferentes actos de homenaje celebrados en Detroit esta semana: un vestido rojo el martes, otro azul el miércoles y uno de color rosa el jueves, cuando fue recordada en la iglesia bautista de New Bethel, donde su padre fue pastor.

El funeral de Franklin se celebra ayer en Greater Grace Temple, una iglesia en la zona este de Detroit con capacidad para 4,000 personas y donde en 2005 se desarrollaron las exequias de Parks. 

Tras la ceremonia, Franklin sería sepultada en el cementerio de Woodlawn en Detroit, junto con varios miembros de su familia, incluido su padre. Woodlawn es también el lugar donde descansan los restos de Parks.

Franklin falleció en su casa de Detroit, víctima de un cáncer de páncreas que había mantenido con suma discreción.

Nacida en Memphis (Tennessee), pero criada en Detroit, donde su familia se mudó cuando tenía 4 años, la artista se ganó en 1967 el título de “Reina del Soul” tras la aparición ese año de “Respect”, que se convirtió en un himno de la lucha por la igualdad de la población negra y, en particular, de las mujeres.