•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El terror es un género que con la magia del séptimo arte no deja de ser rentable, pues a pesar de que supuestamente vivimos en esta época escéptica y de razón, nuestros miedos primordiales están latentes en nuestros subconscientes como hace milenios, y ni toda la ciencia que ahora existe podrá cambiar eso. Personajes como las monjas, que son mujeres que deciden recluirse y dedicar su vida a la religión son muy susceptibles a despertar el interés de la gente, especialmente cuando una vida de alejamiento de la sociedad y de aparente cercanía a Dios las lleva a la locura y al suicidio. Con  esta premisa puedo afirmar que crear una historia alrededor de la película “La Monja” basada en un suicidio aún sin explicarse ni en pantalla, no fue una decisión acertada por parte del director, guionista e historiador de esta cinta.

Lo escalofriante de este filme no son las escenas, las cuales desde un inicio son completamente predecibles y adivinables, si no el hecho de explicar la razón del mal y ante esta incógnita no hay nunca una respuesta clara, ante esto confiamos que esta será la última historia de origen de otras películas expuesta en pantalla porque esto tiende a caer en ridículos cinematográficos que no logran su objetivo como es el refrescamiento de argumentos expuestos en una producción previa en lo cual siempre surgen nuevas incongruencias de una cinta con otra. 

“La Monja”, no es más que una cinta de la cual se esperó mucho a nivel del supuesto género que representa, y la cual es ambientada en el año 1952, en una antigua abadía ubicada en Rumanía, en este lugar habitan presencias demoníacas que irrumpen en esta producción con el suicidio de una de las monjas de esta orden y del cual jamás se explica la causa, regresiones específicas de “El Conjuro 2” y “Anabelle” a través de imágenes en segundos, interconectan medianamente la película en proceso y el supuesto origen de las mismas cintas conexas ya vistas y estrenadas en años anteriores. Escenas totalmente previstas con presencia referencial plagan esta película lo cual resulta cansado e ilógico porque no hay sorpresa, objetos que no se explica de donde salen, pero que son propicios para librarse de peligro se ven hasta ridículos porque si se es observador uno se dará cuenta que todo es proporcionalmente coincidente, disparatado, su aparición es inverosímil y hasta fuera de contexto secuencial de cada escena que supuestamente debería haber inspirado terror o sobresalto y no lo logra.

Mi siguiente valoración desglosada de la siguiente forma: Actuación: aceptable, montaje: moderado, dirección escénica: muy buena, dirección artística: buena, guión: regular, argumento: no completamente definido, efectos visuales: exceso de sombreado digital, efectos y edición de audio: buenos, iluminación: exceso de oscuridad no congruente con la época, maquillaje: lo mejor. Puntaje global: 3 estrellas por no considerarla aplicable al género terror.

Ficha Técnica
Director: Corin Hardy
Género: Terror sobrenatural gótico
Guión: Gary Dauberman
Duración: 100 minutos
Elenco: Demián Bichir (Padre Burke), Taissa Farmiga (Hermana Irene), Jonas Bloquet (Franchute), Charlotte Hope (Hermana Oana), Bonnie Aarons (La Monja) 
estreno en Nicaragua: 6 Septiembre 2018