•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dua Lipa se mostró muy molesta con lo sucedido por parte de los agentes de seguridad en un concierto realizado este jueves 13 de septiembre en Shanghái, China, por lo cual, la estrella decidió mostrar su afecto a sus seguidores. 

La artista, posteriormente al evento, publicó un mensaje en las redes sociales en las que confesó estar “horrorizada” por lo sucedido y dijo que le encantaría “volver para mis fans cuando sea el momento adecuado y con suerte ver una sala llena de arcoíris”.

“Estoy orgullosa y agradecida de que se hayan sentido lo suficientemente seguros como para mostrar su orgullo en mi show”, apuntó la artista en Twitter, y añadió: “Lo que hicisteis requiere mucha valentía”, dijo.

Elimina pruebas

China está eliminando los vídeos publicados en las redes del país, en los que se aprecia cómo varios asistentes al concierto de la cantante británica Dua Lipa son sacados violentamente por ondear, presuntamente, la bandera arcoíris, símbolo de la comunidad homosexual.

El diario independiente South China Morning Post aseguró este viernes que los vídeos, en los que aparecen jóvenes siendo arrastrados por la seguridad del concierto, “están desapareciendo rápidamente del ciberespacio del país”.

Aunque en las imágenes no se aprecia la bandera, la prensa internacional ha asegurado que según los testimonios de varios testigos los jóvenes fueron sacados por llevar la icónica bandera.

Por las redes también circula un vídeo, en el que aparece la cantante británica de origen kosovar interrumpiendo el concierto, celebrado la noche del miércoles en la ciudad de Shanghái, para pedir, angustiada, que pudieran disfrutarse las últimas canciones “en un ambiente seguro”.

Pese a que la homosexualidad es legal en China desde 1997 y fue desclasificada como un desorden mental en 2001, todavía una amplia mayoría de los chinos ve esta condición sexual como una enfermedad, mientras el Gobierno carece de cualquier tipo de protección a este colectivo que en China está formado por unos 70 millones de personas.

Desde el Ejecutivo se fomenta, por ejemplo, la eliminación de los vídeos distribuidos por Internet que muestren imágenes de homosexualidad, por considerar que muestran actos “anormales”.