•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pasados algo más de dos años de su muerte, el cantante estadounidense volverá a ser noticia con la publicación de una nueva entrega de material póstumo, el disco “Piano & A Microphone 1983”, autorizado por sus herederos, pero con la duda inevitable sobre qué hubiese pensado el autor

“Es algo en lo que pienso cada día. Cuando los responsables de su patrimonio empezaron a plantearse qué podría sacarse a la luz y qué no, fue lo primero que consideramos. El principal criterio es que la música tiene que ser de primera, algo de gran impacto emocional y que los seguidores encuentren a la altura”, explicó a Efe el archivista oficial del artista, Michael Howe.

Antes de asumir esta función, trabajó varios años codo a codo con Prince como directivo de la discográfica Warner y así conoció “al artista más avanzado desde el punto de vista creativo con el que haya trabajado nunca”.

“Era excepcional en todos los sentidos, fantástico con cualquier instrumento que agarrara y muy inspirador”, subraya Howe, que apela precisamente a ese conocimiento de primera mano de su figura al avalar la calidad de lo publicado. “Fuimos sus amigos y somos extremadamente sensibles y respetuosos con lo que exigía en vida”, aseguró.

Lanzamiento

Este “Piano & A Microphone 1983” (Warner Music) aparecerá el viernes 21 y se edita tras el recopilatorio “Prince 4Ever” (2016), que fue el primer disco póstumo de Prince e incorporaba el tema inédito “Moonbeam levels”. Llega también tras la polémica sobre “Deliverance”, cuya publicación en 2017 fue interceptada judicialmente porque corrió a cargo de una discográfica independiente y un ingeniero de sonido que decía poseer las grabaciones originales de los seis cortes inéditos incluidos.

Howe explica que el nuevo álbum es “fruto de una búsqueda detectivesca” entre el inmenso caudal de piezas del archivo oficial, tras los pasos del máster de una grabación que durante unos pocos años había circulado entre coleccionistas, pero con una calidad de sonido pobre.

“Nos corrió un escalofrío por el cuerpo cuando encontramos aquella casete y la escuchamos en el reproductor”, rememora el artífice del hallazgo de una cinta, que en la cara B llevaba manuscritos dos títulos, “Cold coffee & Cocaine” y “Why the butterflies”.

Grabado en el famoso Kiowa Trail Home Studio de Chanhassen, en Minnesota (EE. UU.), “Piano & A Microphone 1983” se insertaría entre su quinto álbum de estudio, “1999” (de 1982), y “Purple rain” (1984), el de mayor éxito de su carrera y que lo convertiría en un icono global.

Previsiblemente no será lo último que el mundo escuche del autor de “When doves cry”, entre rumores que apuntan a que cada año podría haber un lanzamiento vinculado al archivo de Prince.