•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el propósito de apoyar a la niñez nicaragüense que se ha visto afectada por las situaciones de violencia, dado a la crisis sociopolítica que atraviesa el país, el comité coordinador de la campaña de lectura “Vamos a leer, leer es divertido”, iniciará su novena edición con la inauguración oficial en la Escuelita Casita Azul, en Managua, este martes 2 de octubre a las 10:00 a.m.

Vanessa Castro, coordinadora del proyecto, explicó que esta campaña pretende utilizar la lectura “como un mecanismo de apapachamiento para que las familias –en estos momentos que hay migración, prisión y asesinatos— puedan enfrentarlo en colectivo”. 

Dicha iniciativa lleva como lema: “lectura, acompañamiento y seguridad afectiva para niños y niñas”, y se desarrollará en escuelas y comunidades a lo largo del territorio nacional.

¿En qué consistirá?

La campaña comprende la realización de festivales de lectura, así como el donativo de más de 1,700 libros. El costo del material literario que se invierte anualmente para desarrollar esta iniciativa oscila entre los 28,000 a 30,000 dólares por año, indicó Castro.

Los títulos que llevarán a la niñez y adolescencia del país son variados, entre ellos cuentos clásicos, relatos nicaragüenses y leyendas. 

Flor Monterrey, del equipo de coordinación de la campaña, detalló que durante la trayectoria de “Vamos a leer, leer es divertido” se ha beneficiado entre 6,000 a 8,000 niños por año.

Según refiere el comité organizador, diversos estudios han demostrado que la lectura funciona también como terapia emocional y educativa, ya que aumenta la percepción sensorial, la imaginación, la comprensión de la realidad y los espacios de intercambio entre niños y niñas con sus pares o sus familias.

Iraíz Castillo, de Save The Children, enfatizó en la importancia de fomentar el hábito de la lectura desde el seno familiar “eso (la lectura) va  generando en los chavalos la capacidad de expresión, que tengan menos pena de hablar en público, que puedan comprender todas las lecturas, porque si el niño no comprende su mundo en la lectura, no podrá comprender ni ciencias ni geografía ni matemáticas, la lectura influye en todo el rendimiento académico”, aseguró.

En las ediciones anteriores, la campaña ha promovido concursos de lectura comprensiva dirigidos a estudiantes y también a docentes. Sin embargo, este año dado la crisis que vive el país esta edición prioriza brindar “una alternativa de encuentro, esparcimiento, cercanía, acompañamiento y seguridad afectiva para niñas, niños y sus familias a través de la lectura”.

Apoyo

En la campaña “Vamos a leer, leer es divertido” participan más de 20 organizaciones. Algunas son ejecutoras e impulsoras de la misma, otras tienen el doble de rol de promover y apoyar como donantes como: Fundación UNO,  Save the Children, Nicaragua Lee, Libros para Niños y Comunica.

 En el terreno trabajan: AmCham, Asociación Padre Fabretto, Capri, Comunica, Cesesma, Cuculmeca,  Fe y Alegría y las fundaciones: Pantaleón, COEN, TERRA; Ipade; Rayo de Sol, Seeds for Progress y Vicariato del Apostolado de Bluefields. Patrocinan: Vientos de paz, Comasa, Grupo Pellas, Loto, Café soluble y la Universidad centroamericana (UCA).