• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La pasión invade cada una de las manifestaciones del arte en el filme sueco “Un juego serio”, que cuenta la historia de romance entre un periodista y una joven “atrapados” poderosamente desde su juventud, ambientada en el inicio del siglo XX, pero con mensajes poderosos sobre el poder femenino.

A pesar de haberse separado por diez años, Lydia Stille, interpretada por Karin Franz Korlof, se ve obligada a tomar decisiones radicales e imponer su voluntad ante su autoritario esposo, para continuar un amor juvenil con el periodista Arvid Stjärnblom, personificado por Sverrir Gudnason.

Hija de un artista, Stille muestra gran iniciativa y una personalidad fuerte en la película, y aunque esto implique sacrificios personales, siempre mantiene sus convicciones firmes y las persigue.

Sin embargo, aunque en el trayecto predomina la intrepidez y libertad de Lydia, en el contexto clásico, el relato también está marcado por la indecisión de Stjärnblom y otros personajes masculinos que toman un rol más pasivo frente a las relaciones románticas.

Sobre la película

“Un juego serio”, basada en el libro del mismo nombre escrito por Hjalmar Söderberg, y lanzada en 2016, fue galardonado con dos categorías de los Premios Guldbagge, entregados anualmente por el Instituto Sueco de Cine.

La película de drama romántico, de la directora sueca Pernille August, fue proyectada este domingo en los cines de Managua durante la 15 Muestra de Cine Europeo en el país, que presentará doce filmes de siete países en las pantallas nicas.

La muestra de cine inició el 24 de octubre y se extenderá hasta el próximo 8 de noviembre, con filmes de comedia, animación, drama y romance. Organizado por la Unión Europea en Nicaragua, la actividad pretende recalcar el compromiso con la promoción de la diversidad, el diálogo intercultural y la defensa de los derechos humanos, según los organizadores.