•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras veinte años de su estreno en la pantalla chica, la secretaria poco atractiva, Beatriz Pinzón Solano, conocida como “Betty la fea” se podría presentar en el país. A través de una obra de teatro, ella actuará junto su amor platónico y jefe, Armando Mendoza; la invivible asistente de presidencia, Patricia Fernández, conocida como la Peliteñida, entre otros personajes de la famosa telenovela colombiana “Yo soy Betty, la fea” se podría presentar en Nicaragua para recrear la comedia en teatro.

Los actores de la entrañable telenovela iniciaron una serie de presentaciones en teatros de Colombia, y luego una gira por América del Sur; en la cual se incluyó Costa Rica y otros países de la región,  entre ellos Nicaragua, si se logra concretar un acuerdo, según confirmó la empresa Arceyut y Laguna Entertaiment.  

Fuentes oficiales aseguran que en Managua podría ser un show “único y completo”. En Costa Rica se presentarán el 17 de noviembre, según el diario La Nación.

La trama

“Yo soy Betty, la fea” es telenovela colombiana, creada por RCN Televisión y escrita por Fernando Gaitán, ganadora del Guinness Records 2010, como la telenovela más exitosa de la historia. Cabe señalar que se estrenó el 25 de octubre de 19994​ y finalizó el 8 de mayo de 2001. Está protagonizada por Ana María Orozco y Jorge Enrique Abello, con las participaciones antagónicas de Natalia Ramírez, Lorna Paz, Luis Mesa y Julián Arango.

La historia tuvo un gran éxito internacional al ser emitida en más de 180 países, ser doblada a 25 idiomas y al contar con al menos unas 28 adaptaciones alrededor del mundo.6​7​8​

“Es un regalo para el público, para todos los seguidores de Betty y para nosotros mismos. Es una oportunidad muy linda de retomar algo que significó tanto para todos”,  dijo Ana María Orozco, a la agencia AFP en marzo del 2017.

En esta ocasión, Betty y su clan de las feas deberán sortear nuevos retos en Ecomoda, la empresa en bancarrota en la que trabaja como secretaria, y en su eterno enamoramiento con su jefe, el neurótico Armando Mendoza.