•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Michael Jackson, el Rey del Pop,  una vez más lidera el ranking  de las celebridades fallecidas con más ingresos en el 2018, según Forbes. La revista especializada en negocios y finanzas elaboró una lista con aquellos artistas o, más bien, figuras del entretenimiento, que aún tras haber fallecido continúan amasando una fortuna.

Jackson falleció en junio de 2009, y  alcanzó una fortuna de más de US$400 millones de dólares. En gran parte, por la venta de su propiedad de EMI a Sony.

En segundo lugar sigue Elvis Presley, con US$40 millones de dólares por la venta de discos, los tickets para visitar Graceland y un centro de entretenimiento que se llama Elvis Presley’s Memphis.

Estos son los otros artistas que lideran el listado de Forbes: Dr. Seuss,  US$16 millones; Hugh Hefner, US$15 millones; Marilyn Monroe, US$14 millones; Prince: US$13 millones; y John Lennon: US$12 millones.

Trayectoria

Jackson nació el 29 de agosto de 1958 en Gary, Indiana. Según diferentes portales internacionales, comenzó su carrera artística a mediados de los años 60 en la agrupación musical The Jackson 5, junto con algunos de sus hermanos, y lograron producir diez álbumes hasta 1975. Luego, en 1971 inició su carrera como solista, aunque siguió perteneciendo al grupo. A principios de la década de los 80, Jackson se convirtió en una figura dominante en la música popular.

Uno de los temas musicales más famosos de Jackson fue Thriller, el cual registró un éxito abrumador, pasando en poco tiempo a ser el disco de un solo artista más vendido de la historia de la música pop.  De igual manera,  el álbum Bad (1987) fue todo un éxito comercial, pues cinco de los sencillos extraídos del álbum alcanzaron la primera posición en las listas de popularidad. 

En marzo de 2009, el artista anunció una gira de conciertos denominada This Is It, que había de iniciarse en Londres en julio del mismo año.  Sin embargo, en junio murió, tras sufrir un paro cardiorrespiratorio al consumir un coctel de medicamentos para conciliar el sueño.

Un año después del deceso, la empresa Sony firmó un contrato con su familia por 250 millones de dólares para retener los derechos de distribución de sus discos y publicar siete álbumes póstumos hasta 2017.