•   Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Yo no le puedo dejar de pedir un favor. Usted como buen samario tiene una canción muy buena que se llama ‘Pitán, Pitán’. Por lo menos cántela aquí”, le dijo el presidente de Colombia Iván Duque al intérprete de música vallenata, Carlos Vives. De inmediato, Vives empezó a interpretar la canción y acto seguido Duque se unió al coro ante los aplausos y risas del público.

 “Tras la perla” es una iniciativa creada por Carlos Vives para promover activamente el mejoramiento de la calidad de vida en Santa Marta y su región de influencia.

La propuesta se basa en la cooperación y articulación de diversas fuerzas que permitan descubrir el potencial de la ciudad y del territorio, buscando el equilibrio y la sostenibilidad en todas las dimensiones del desarrollo.

 “Empecé a preguntar por las problemáticas de la ciudad y a tocar las puertas y así fue como nació nuestra fundación, de ver cómo puedo estar al servicio de mi ciudad para solucionar los problemas fundamentales de mi comunidad, por supuesto poner la lupa y aprovechar que me quieren y me oyen”, indicó Vives sobre “Tras la perla”.

Además, el artista aprovechó la visita del presidente a su ciudad natal para explicarle el proyecto de desarrollo turístico y deportivo del barrio Pescaíto, cuna de importantes deportistas como Carlos “El Pibe” Valderrama, y que demanda inversiones por 6 millones de dólares. 

Sin aspiraciones

Por otro lado, Carlos Vives descartó hace pocos días la posibilidad de alguna aspiración política para llegar a la Alcaldía de Santa Marta, durante su intervención en el foro ambiental “Contaminación de la bahía y desabastecimiento de agua potable”.

“¡No aspiro a más nada, porque no sé hacer nada!, no estoy preparado ni siquiera para la administración de mis cosas, mucho menos para la administración de las cosas de todos ustedes. Necesitamos gente seria en eso. ¡Esa es la verdad!”, dijo el ganador del Grammy al periódico El Heraldo de Colombia. 

Vives indicó que su fundación “Tras la Perla” nació de un sentimiento ciudadano para ayudar a la ciudad.

“Si yo me voy a poner al servicio de la ciudad de Santa Marta, toco la puerta del alcalde, toco la puerta del gerente del Puerto, toco la puerta de la Gobernación, del partido que sea, y su forma de pensar, su religión, me tienen sin cuidado. Me tiene con cuidado que ellos van a ejercer el poder para que los ciudadanos tengan una mejor calidad de vida, y yo, como ciudadano, qué puedo hacer. ¡Esa es mi fundación!”, señaló el artista.