• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

“La chica de la telaraña”, interpretada con excelencia por la actriz Claire Foy (ganadora de un Emmy y un Premio SAG), una mujer fuerte y vulnerable, lo cual la vuelve fascinante no es más que un muy bien logrado thriller de acción y osadas escenas cargadas de adrenalina en todo momento. Esta cinta es el relanzamiento de historias basadas en los libros de Stieg Larsson, que abarca películas como: “La chica del dragón tatuado”, y la serie de Netflix “Millenium”. Claire Foy será la tercera actriz en interpretar a Lisbeth Salander después de que Noomi Rapace y Rooney Mara lo hicieron en el pasado, siendo “La chica de la telaraña” un rebirth (renacimiento/origen) de esta saga, de la cual jamás se planeó, a nivel cinematográfico que fuera secuencial.

En esta película, Foy interpreta a Lisbeth, que es una talentosa hacker la cual comienza una nueva investigación junto con un periodista, pero quedan atrapados en una red de espías, delincuentes cibernéticos y gente corrupta del Gobierno. Desde el comienzo de esta cinta, vemos como Salander somete a un hombre por maltratar y golpear a dos prostitutas y a su esposa, y después transfiere su dinero a la cuenta de las señoras, asegurándose que no las volverá a molestar, utilizando para esto, la coacción y el chantaje a través de imágenes que la misma Lisbeth obtuvo por ser una maestra del hackeo. Más tarde se encuentra con un fantasma de su pasado que le cuestiona a Lisbeth, ¿por qué ayudó a tantas personas, excepto a ella? Este fantasma del pasado resulta ser su hermana Camilla Salander, quien trae consigo rencor por abusos sexuales por parte de su propio padre, quien al inicio de esta producción y siendo ambas unas niñas, Lisbeth logra salvar a su hermana de forma abrupta y se da un escape de estas hermanas que violentamente es cortado por un forward de la época actual.

Rodada en la ciudad de Estocolmo, Suecia, en su gran mayoría plasmando escenas en exteriores cubiertos de hielo, las secuencias de acción son a cada minuto más admirables, con una diagramación de imágenes perfecta, que acorde con el guion excelentemente descrito complementan esta entrega visual impecable, adaptado a la situación explícita de cada ingenioso actuar con rotunda excelencia. Cabe destacar que la crítica internacional ha destacado esta película como una producción feminista que disfraza a una justiciera, pero a mi parecer dista mucho de ser real y comprobable tal aseveración por el complemento de guion y secuencia de cada situación acorde con la historia que no posee nada que conexa con el feminismo en sí.

Mi calificación dividida es la siguiente: producción: superior, montaje: La excelencia total (escena sobre hielo quebrándose en el minuto 38), fotografía: perfecta, diagramación de imágenes: buenísima, edición de sonido: extraordinaria, ensamblaje actoral: imponente, guion: sobresaliente. Puntaje global: 5 estrellas por poseer supremacía y magnificencia en todos los aspectos cinematográficos expuestos en escena.