• |
  • |
  • Edición Impresa

Los guiones de las películas “Butch Cassidy and the Sundance Kid” y “All the President’s Men”, le proporcionaron un premio Óscar cada una de ellas a William Goldman, quien murió este viernes, Goldman, también autor de los guiones de “Marathon Man” o “The Princess Bride”, falleció “rodeado de su familia y amigos” después de que su salud—delicada desde hace un tiempo— empeorara a finales del verano.

“William Goldman tuvo mucho que ver en la creación de algunas de las películas trascendentales de los 70 y más adelante”, tuiteó el actor Ben Stiller. “Su libro sobre escritura de guiones fue una piedra angular para mí y siempre me asombraba e intimidaba verlo en los partidos de los Knicks”, añadió.

Por su parte, el cineasta Ron Howard afirmó que Goldman era “uno de los mejores y más exitosos guionistas” que jamás ha tenido Hollywood.

“Fui muy afortunado de tener en Bill un mentor y amigo. Repasen sus obras y vean una de sus películas”, indicó el realizador.

Además, el novelista Stephen King destacó que Goldman era “ingenioso y talentoso”.

“Su guion basado en mi libro ‘Misey’ fue algo bello. Descansa en paz, Bill”, escribió en Twitter.

Mia Farrow también acudió a la red social para lamentar la pérdida de Goldman y recordó que el autor escribió el que es, a su juicio, el mejor libro sobre la industria del entretenimiento: “Adventures in the Screen Trade”.

Asimismo, el realizador Edgar Wright lo despidió como “un legendario aventurero de la escritura”, mientras que el compositor Lin-Manuel Miranda se preguntó: “¿Qué se puede hacer ante tal legado más que inclinarse en señal de gratitud?”.

El actor Vincent D’Onofrio resumió el sentir general de la comunidad y sucintamente señaló: “Este tipo fue el mejor que hubo jamás”.

Trayectoria

Pese a sus duras críticas de Hollywood, William Goldman, estaba destinado a brillar en el mundo del cine, donde se le recordó como uno de los mejores guionistas del séptimo arte.

Ingenioso, legendario y talentoso fueron algunos de los adjetivos con los que fue descrito el escritor por destacados actores, productores y directores, que aseguran fue un parte esencial de las películas más trascendentales de las últimas décadas, que le llevaron a hacerse con dos Óscar.

Sin embargo, ese aprecio de la élite del cine estadounidense por Goldman no era correspondido, y en más de una ocasión lo degradó públicamente, como en su obra autobiográfica, “Las aventuras de un guionista en Hollywood”, que narra el funcionamiento y los entresijos de la industria de los setenta y ochenta.

Uno de sus primeros proyectos fue “Harper” (1966), que protagonizó Paul Newman, y después la que sería una de sus minas de oro: “Butch Cassidy and the Sundance Kid”, otra vez con Newman, al que se unió Robert Redford y Katherine Ross, y que le mereció su primer Óscar.

Tras dedicar la fortuna que ganó con ese filme a otro proyecto teatral, escribió en 1973 la novela “The Princess Bride”, que se convirtió en una de sus obras más queridas por el público, especialmente cuando saltó a la gran pantalla en 1987.