•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aún emocionada por los dos gramófonos dorados que se acreditó recientemente en los Latin Grammy 2018, incluido el de mejor canción alternativa por “Malamente”, la cantante española Rosalía alcanzó el Disco de Oro en Estados Unidos por las ventas de “El mal querer”.

Ahora, la artista se ha fijado como nueva meta conquistar al mercado latinoamericano con su flamenco pop.

La catalana forma parte del elenco de las próximas ediciones del Festival Lollapalooza Chile y Argentina, a realizarse en marzo próximo, donde compartirá escenario con uno de sus ídolos, el rapero estadounidense Kendrick Lamar, además de otros reconocidos músicos como Lenny Kravitz y Twenty One Pilots.

“Me siento muy agradecida de poder viajar con mi música y hacer la música que me gusta” contó emocionada.

La lista de admiradores de la fusión flamenca de Rosalía incluye nombres como la cantante Alicia Keys, el CEO de Apple Tim Cook o el realizador Pedro Almodóvar, quien la invitó a a participar en una escena de su nuevo filme, “Dolor y gloria”.

Además, un nuevo admirador ha saltado a las redes sociales. Se trata del británico James Corden, que le propuso en Twitter subir a su Carpool Karaoke. “Yo voy encantada”, dice.

Para Rosalía, la oportunidad de llevar su  flamenco urbano, género que conoció a través de la voz de Camarón de la Isla y estudió por años en la Escuela Superior de Música de Cataluña, es “realmente una bendición”.

“Siempre pienso en la música de forma generosa, no quiero que se quede en mi círculo”, sostuvo. “No solo lo hago para ser feliz, no tengo un plan en mi vida más que este: cantar”.

Mujer empoderada

La artista  asegura que de su madre aprendió que debía ser siempre una mujer fuerte e independiente, empoderamiento que ahora la joven estrella española quiere usar para visibilizar la labor femenina en la industria de la música.

“Yo no sé si soy feminista, depende de lo que entiendas por el término, pero siempre reivindico la imagen de una mujer poderosa ante todo”, dijo la artista de 25 años. 

Añadió: “Mujeres como Pastora Pavón, Missy Elliott, Björk, Beyoncé o Amy Winehouse me han inspirado para hacer lo que hago y estar donde estoy, así que me gustaría que lo que estoy construyendo ahora, luego pueda servir a otras colegas”, añadió.

La cantante también defiende los créditos de las mujeres dentro y fuera del estudio de grabación para que tengan siempre el mismo valor que los de los hombres. “Ni más ni menos”.