•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El color negro, el oro, los estampados animales y el imperdible fueron los principales protagonistas del primer desfile en La Gran Manzana de la firma italiana Gianni Versace, después de ser adquirida por la estadounidense Michael Kors, el pasado mes de septiembre por 2,120 millones de dólares. 

El evento tuvo lugar en el edificio de la bolsa de Nueva York, situado en pleno centro financiero de Manhattan, donde las modelGigi Hadid, modelo.os desfilaban alrededor de una enorme escultura dorada de una mano portando una antorcha, una reproducción del estandarte neoyorquino por excelencia, la Estatua de la Libertad.

“Un símbolo de ilustración, empoderamiento y libertad” decía sobre el monumento la directora creativa de la marca, Donatella Versace, en un comunicado.

El estilo

En esta ocasión, Versace mezcló el carácter lujoso y sofisticado que ha abanderado la casa de moda, de diseños barrocos en negro y dorado, para combinarlo con detalles jóvenes y urbanos, como coloridos estampados animales, telas metalizadas, prendas en charol o gorros de lana y gorras deportivas.

Los corazones en distintos colores metalizados se vieron también en un buen número de sus diseños, adornando trajes de chaqueta para ellos, y en faldas tubo por debajo de la rodilla o vaporosos vestidos para ellas.

Se vieron más corazones en camisetas con el conocido logotipo “I love NY”, al que la firma italiana dio un toque personal, imprimiéndolo sobre uno de sus dorados medallones de medusa.

“Mi primer desfile oficial de Versace en Nueva York. Mi ciudad favorita y mi gente favorita”, dijo Donatella Versace antes del esperado desfile, del que se mantuvieron en secreto los detalles desde que se anunciara hace poco más de mes y medio.

Los voluminosos y llamativos complementos dorados, como grandes horquillas y pendientes decorados con los clásicos medallones de medusa de Versace fueron uno de los protagonistas de la colección, que lucieron modelos de la talla de Gigi Hadid, Kaia Gerber, Hailey Baldwin o Amber Valletta.

Entre ellos, el imperdible fue sin duda el gran protagonista que Versace utilizó para darle un claro toque urbano a la colección y que empleó tanto en grandes pendientes como en colgantes o como elementos decorativos en sus prendas.

Entre las caras conocidas estaban la directora creativa de la edición estadounidense de Vogue, Anna Wintour, la celebridad Kim Kardashian y su marido, Kanye West, además de la cantante Ciara, los raperos 2 Chainz y 21 Savage y el modisto Alexander Wang.