• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Admirador del trabajo de Erick Monterrosa, Johana Baca y Julio Rosales, Gerald Josué Juárez Narváez se adentra en el mundo del emprendimiento como fotógrafo y espera darle un giro distinto al modo en que se hacen las cosas.

“La sociedad está llena de estereotipos y prejuicios, y sin duda la fotografía tiene mucho que aportar a la erradicación de ese tipo de conductas sociales”, dice.

Este estudiante de Comunicación en la Universidad Centroamericana (UCA), con 20 años, está a punto de abrir su propio estudio, bajo la marca de Gerald Juárez Fotografía.

Se reconoce como un joven inseguro, lo cual es un obstáculo contra el que muchos luchamos en nuestras vidas, pero lo contrapone con ser un “soñador compulsivo”. “Soy de la filosofía de que uno atrae lo que piensa”, agrega, así es como se enfoca en su trabajo para no prestar atención al hecho de que muchas veces se toma como un juego los esfuerzos de los jóvenes emprendedores en Nicaragua.

Desde abajo

Cuando tuvo su cámara, cuenta que sus amigas le pedían que les tomara fotos y de algo tan sencillo nació una pasión que lo ha marcado desde aquel momento. La fotografía es más que un trabajo, es arte, el medio de expresarse que más le gusta. Por eso es su interés de empezar a romper moldes. Erick Monterrosa, una de sus inspiraciones; por ejemplo, mayormente hace desnudos masculinos que trascienden normas de género. Eso es lo que busca él.

“He pensado algunos conceptos, pero siento que la sociedad lo va a ver mal, o los pueden malinterpretar”, cuenta Gerald. Pero los llevará a cabo, cuando tenga el estudio y decida materializar sus sueños, lo hará, y le dará un nuevo rostro a esta profesión.