• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Lisette Morales es una artista nicaragüense, cuya principal cualidad es la de desdoblarse apasionadamente frente al lienzo para darle vida con la magia de los colores y detrás del lente de la cámara fotográfica para inmortalizar realidades que le son sensibles.

Los derechos de las mujeres y cómo los latinos son casi invisibilizados en los Estados Unidos, a pesar de representar un porcentaje importante de su población, se han convertido en leitmotiv de su trabajo artístico de los últimos años.

Este 14 de enero se convertirá en la primera artista nicaragüense en presentar una exposición fotográfica individual en la Galería Comunitaria del History Miami Museum.

Compatía es el nombre que eligió para la muestra compuesta por 27 imágenes orientadas a visibilizar a la mujer latina, incluyendo a miembros de la comunidad LGTB.

No son las típicas modelos que se fotografían para resaltar sus atributos físicos, sino mujeres reales, con historias, con sustrato de sus raíces culturales en una sociedad que les es ajena, pero a la que han llegado cargadas de sueños en busca de mejores perspectivas de vida para ellas y sus familias.

¿Hace cuánto tiempo vive en Estados Unidos y cómo ha sido su proceso de adaptación cultural?

En 1990 llegué de mi natal Nicaragua al estado de New Hampshire, y realmente no sabía nada sobre cómo vivían los latinos en este país. Como muchos migrantes dejé mi nación de origen a causa de la inestabilidad económica y política. Años más tarde me encontré viviendo en New York y después en Florida, donde resido desde el 2001. He llevado una vida bilingüe y multicultural con una identidad moldeada por los lugares en que he vivido. Siento que no pertenezco ni aquí ni allá, a pesar de que he tenido experiencias positivas en cada lugar que he formado un hogar, pero al final siempre me siento extranjera.

¿Cómo define la situación de la comunidad latina en Estados Unidos?

Está bien documentado el hecho de que los latinos somos grandemente ignorados por los medios en Estados Unidos, a pesar que formamos el 18% de la población, según el más reciente censo oficial. Cuando nos incluyen es mayormente con estereotipos negativos que están gravados en la cultura popular por medio de las películas, programas de TV y hasta en la literatura.

¿Ha tenido alguna experiencia particular que la haya motivado a incluir en su obra artística la realidad de los latinos?

En la actualidad soy fotógrafa documentalista y artista visual. Cuando mi hija menor nació en el 2000, muy poco había cambiado sobre cómo los medios nos definen. La idea de que ella no tuviera acceso fácil a representaciones positivas de muchachas y mujeres fuera de nuestros círculos familiares y de amistades me comenzó a preocupar. Era además el comienzo de las redes sociales, que para bien o para mal amplificarían y acelerarían todo tipo de información. Sentí una obligación de corregir la mirada de prejuicios que está sobre nosotros pero no sabía cómo hacerlo sin apoyo moral o económico para realizar ningún tipo de proyecto.

Trabajé en pintura, ilustración y fotografía por algunos años hasta el otoño del 2016, cuando dos hechos cambiaron mi vida. El primero fue que milagrosamente sobreviví a una condición médica grave y el segundo fue que el Gobierno de Washington cambió, creando un clima fuertemente antiinmigrante y amenazante a los derechos de las mujeres.

Fue así que en diciembre del 2016 decidí dedicarme totalmente a la fotografía, aunque la ilustración aún me apasiona, con la intención de identificar y documentar visualmente a mujeres latinas, incluyendo LGBTQ+ en mi comunidad.

¿En qué consiste el proyecto fotográfico Compatía?

Compatía tiene el objetivo de presentar imágenes que contienen una narrativa desde mi perspectiva como latina sobre latinas.

Compatía es una palabra híbrida que me gustó mucho porque a la vez es un concepto que describe las emociones de compasión con empatía, sin lástima. Siento que evoca la esencia de las historias invisibles de personas extraordinarias a las cuales he documentado. Personas ayudando unos a otros a empoderarse, mientras ellos mismos van sobrepasando retos grandes.

¿Cuándo se presentará Compatía?

Esta es mi primera exhibición individual de fotografía documental que se presentará del 14 de enero al 24 de Marzo en la Galería Comunitaria del History Miami Museum, localizada en centro de la ciudad. La colección cuenta con un total de 27 fotos incluyendo algunas mujeres no latinas las cuales están conectadas a historias en la serie.

¿Cree que las mujeres realmente han conquistado espacios en el arte?

Mi anhelo es que dentro de unos cortos años nuestra mirada no sea distinta, sino la mirada aceptada. Necesitamos más mujeres y personas de género no binarios detrás de todos los lentes ya sea fotografía, cine, escribiendo guiones o libros, produciendo documentales, series de TV, en fin de todo. También necesitamos apoyar a los que abren brechas en este campo que además de ser dominado por hombres es una carrera muy dura que toma mucha persistencia, dedicación y talento. Ya tenemos excelentes ejemplos como a la fotógrafa trinitaria Johanne Rahaman, la chilena Tamara Merino, la franco-venezolana Margarita Cadenas, que me inspira tanto porque ella hace de todo detrás de las cámaras, la argentina corresponsal de guerra, Gabriela Selser, a las cineastas nicaragüenses Karly Gaitán y Tania Romero, y la mexicana Koral Carballo, fundadora del festival internacional de fotografía Mirar Distinto.