• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El actor triunfó gracias a su interpretación de “Freddie Mercury en Bohemian Rhapsody”, la ganadora a mejor película dramática que sorprendió a todos y además se ha catalogado como el biopic musical más taquillero de la historia. Desde su estreno el pasado 31 de octubre (2 de noviembre en EE. UU.), la cinta que relata la historia del grupo británico Queen ya ha superado los 608.7 millones de dólares en recaudación.

En la categoría a mejor actor protagonista Rami Malek superó a Bradley Cooper, uno de los favoritos de la noche por su papel en “A star is born”. Asimismo a Willem Dafoe por “At Eternity’s Gate”, a Lucas Hedges por “Boy Erased” y a John David Washington por “BlacKkKlansman”. En su discurso de aceptación en la ceremonia del domingo el actor agradeció a los integrantes de la banda y especialmente a Mercury, quien falleció en 1991.

“Gracias a Queen. A Brian (May) y Roger (Taylor) por garantizar que la autenticidad y la inclusividad existan en el mundo de la música y en nuestro mundo”, señaló antes de dedicar algunas palabras a Mercury. “Gracias a Freddie por darme la alegría de mi vida. Te quiero, hombre hermoso. Esto es por y para ti”, aseguró.

“Bohemian Rhapsody”

En el caso de Bohemian Rhapsody, la sorpresa fue absoluta en el hotel Beverly Hilton. El premio a Rami Malek entraba en las quinielas. Pero el premio conseguido por encima de “A star is born”, “Black Panther” o “BlacKkKlansman”, no. La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood decidió asumir el papel de ‘outsider’ en esta temporada. Si hay unos premios donde dan igual los convencionalismos y las quinielas, son estos. Pero la apuesta es muy arriesgada, y no solo desde el punto de vista de la calidad. En pocos minutos, las redes sociales estaban recordando que el director de la película, Bryan Singer, ha sido denunciado por violación a un menor. Él niega los hechos.

La revelación

Otros dos premios cosechó “Roma”, los de mejor película extranjera y el de mejor director, para el mexicano Alfonso Cuarón. “Roma” se convierte así en la segunda película mexicana en llevarse el premio en esta categoría tras “Tizoc (Amor Indio)”, en 1958. Además, Cuarón repite victoria como mejor director después de la obtenida como por “Gravity”.

“Gracias a Netflix por conseguir que esta película tan improbable haya conseguido repercusión global”, dijo Cuarón sobre el escenario del hotel Beverly Hilton, de Los Ángeles (California), antes de asegurar que está “eternamente agradecido” a sus actrices Yalitza Aparicio y Marina de Tavira. “Siento que esta película la dirigió Libo (la mujer que lo crio), mi madre, mi familia... Esta película no habría sido posible sin los colores específicos que hicieron quien soy. Gracias familia, gracias México”, concluyó.

La más premiada

“Green Book”, de Peter Farrelly, se llevó el galardón a la mejor película de comedia o musical, así como los trofeos al mejor actor de reparto (Mahershala Ali) y mejor guion (Nick Vallelonga, Brian Currie y el propio Farrelly); esto lo convierte en la máxima ganadora de la noche, venciendo a “El vicio del poder”, la película con más nominaciones del evento.

Peter Farrelly dirige a una de las parejas del año en la pantalla, Viggo Mortensen y Mahershala Ali, en un viaje por el sur profundo de un Estados Unidos segregado a principios de los años sesenta. La película, inspirada en una historia real, lanza un mensaje optimista de concordia que Farrelly quiso traer a los tiempos actuales cuando aceptó el premio. Viggo y Mahershala Ali son dos personas que tendrán que hacer frente al racismo y los prejuicios, pero a las que la bondad y el sentido del humor unirán, obligándoles a dejar de lado las diferencias para sobrevivir y prosperar en el viaje de su vida.