•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, se divorcia. El fundador de Amazon, con una fortuna estimada de más de 164,000 millones de dólares (unos 142,000 millones de euros), ha anunciado que se separará de su esposa MacKenzie, con la que se casó en 1993, a través de Twitter. Las acciones de Amazon cayeron ligeramente después del anuncio.

“Queremos contar a la gente cómo se desarrollan nuestras vidas”, ha escrito Bezos. “Como saben nuestra familia y amigos más cercanos, tras un periodo de exploración sobre nuestra relación y una separación, hemos decidido divorciarnos y seguir nuestra vida como amigos. Nos sentimos increíblemente afortunados de habernos encontrado el uno al otro y profundamente agradecidos por cada uno de los años que hemos estado casados”. 

La pareja tiene tres hijos, ahora adolescentes, y una niña que fue adoptada en China.

El tuit de Bezos continúa: “Si hace 25 años hubiéramos sabido que nos íbamos a separar, lo haríamos todo otra vez. Hemos tenido una gran vida juntos como matrimonio, y vemos un gran futuro en el horizonte como padres, amigos, compañeros de aventuras y proyectos y como individuos en busca de más aventuras y proyectos. Aunque las denominaciones ahora cambien, seguimos siendo una familia, y también amigos muy queridos”. 

La pareja —él cumplirá 55 años la próxima semana; ella tiene 48— se conoció en Nueva York en 1992, cuando ambos trabajaban para un fondo de inversión. Ambos habían estudiado en Princeton, donde él se graduó en ingeniería eléctrica y ciencias de la computación y ella en filología inglesa tres años después. “MacKenzie es el tipo de persona que tiene recursos para salir de situaciones adversas”. “Es lista, inteligente y sexy”, comentó en una entrevista con Vogue, antes de bromear diciendo que además tuvo la suerte de ver su perfil profesional “antes de conocerla”. Ella contaba que le había enamorado su risa.

Se desconoce cómo se va a repartir la inmensa fortuna de los Bezos. La pareja empezó su andadura en un piso alquilado de Seattle, donde ahora posee una enorme mansión. Además, tienen cuatro residencias más en Los Ángeles, Washington, Texas y Nueva York.