• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El cantante Michael Jackson ha marcado un antes y un después en la historia de la música, no solo por las melodías o letras de sus canciones, sino también por los increíbles pasos que mostraba en sus elaboradas coreografías. Ambos son aspectos de la faceta del artista que lo han convertido en un ícono para millones; sin embargo, al lado de la fama está la infamia y las denuncias por acoso sexual que eclipsaron su éxito serán llevadas al mundo cinematográfico de manos de Dan Reed, ganador del Premio de Televisión de la Academia Británica al Mejor Documental en 2015.

Michael Jackson y Thriller, 35 años del videoclip que transformó la música

El Festival de Cine de Sundance, la cita más importante para las películas independientes en Estados Unidos, anunció en un comunicado de prensa que estrenará en su próxima edición un documental sobre unos presuntos abusos sexuales cometidos por el cantante Michael Jackson, esto bajo el título de “Leaving Neverland”. Dicho documental es una de las últimas incorporaciones a la programación de Sundance, que tendrá lugar en Park City (Utah, EE. UU.) del 24 de enero al 4 de febrero.

“En el apogeo de su fama, Michael Jackson comenzó una larga relación con dos chicos, de siete y diez años y sus familias. Ahora, ya en la treintena, estos cuentan la historia de cómo fueron abusados sexualmente por Jackson y cómo se llegó a un acuerdo con ellos más tarde”, se lee en la sinopsis oficial del documental en la web de Sundance.

Los artistas que se rindieron a Michael Jackson

El Rey del Pop, quien falleció en 2009 a los 50 años por una sobredosis de medicamentos, fue acusado en diferentes ocasiones de haber abusado sexualmente de menores. En 2005 fue absuelto en un juicio en el que se le acusaba de haber abusado de un joven, mientras en 1994 llegó a un acuerdo económico fuera de los tribunales con la familia de otro chico que lo señalaba por el mismo delito.

El principio

El año había comenzado de manera inusual. Es que en febrero de 1993, Michael Jackson, siempre reticente a brindar notas periodísticas, aceptó hablar con Oprah Winfrey en su popularísimo programa de televisión. Había pasado los 14 años anteriores sin hablar con el periodismo, que no dejaba de hacer especulaciones sobre sus excentricidades y sobre su vida privada. Por eso el encuentro entre Oprah y Jackson, que tuvo lugar en Neverland, la fastuosa casa del cantante, fue una de las entrevistas televisivas más vistas de todos los tiempos.

Además, por el talento de la conductora, el Rey del Pop se animó a hablar de todo: desde sus operaciones estéticas y el difícil vínculo con su padre hasta su problema de salud en la piel. Seis meses más tarde, en Bangkok, le llegó la noticia de que la policía estaba por hacer un allanamiento a Neverland, pues lo acusaban de abuso infantil y estaban buscando pruebas. Cuando le avisaron, según los medios de la época, Michael Jackson destrozó el teléfono con el que se comunicaba y, furioso, rompió todo lo que tenía a mano en su habitación del hotel.

La denuncia

A mediados de 1993, un dentista de Beverly Hills llamado Evan Chandler denunció que su hijo Jordan había sido abusado sexualmente por el Rey del Pop. El niño, que entonces tenía 13 años, solía visitar Neverland junto a otros menores mientras sus padres atravesaban un arduo juicio de divorcio y se disputaban su tenencia. De inmediato, la Policía de Los Ángeles allanó la residencia de Jackson y comenzaron las especulaciones, los rumores y las polémicas en los medios.

El Rey del Pop vive en su música

Desde Tailandia, el músico se manifestó a través de su abogado, Harold Weitzman. “Estoy seguro de que el departamento de Policía llevará adelante una investigación justa y completa y que el resultado demostrará que no hubo de mi parte ningún acto indebido”, aseguró el comunicado del cantante que leyó entonces Weitzman.

El desenlace

Al final, el artista acordó con Chandler por casi 20 millones de dólares para que retirara la demanda, cosa que hizo de inmediato. Sin embargo, la justicia decidió continuar con la investigación, hasta que en 1994 sobreseyó a Jackson por no encontrar elementos que probaran el supuesto delito.

A pocos días de la trágica muerte de Michael Jackson, en 2009, y después de años de silencio, Jordan Chandler distribuyó un comunicado a distintos medios en el que aseguraba que el intérprete de Thriller nunca había abusado de él y que llevó adelante todas las acusaciones obligado por su padre. En noviembre de ese mismo año, el dentista que había llevado al Rey del Pop a tribunales y obligó a su hijo a mentir, se quitó la vida.