•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un sueño, así comienza “Soy Luna”, la serie original de Disney Channel. Luna Valente está patinando en el Jam & Roller, una pista que aún no conoce, donde vivirá sus mejores experiencias y no solo encontrará a los mejores amigos sino también al amor.

La chica de la ropa rosa y los peluches, de los sueños, está dejando México por una oferta de trabajo de sus padres, y por una aventura que la hará descubrir quién es realmente. Y desde ese primer capítulo, sutilmente, nosotros también estamos conociendo a alguien: Karol Sevilla.

Luna es repartidora de pizza y una chica propensa al desastre: la vemos chocando con Mateo, bañando de chocolate a Ámbar y luego casi ahogándose en una piscina. Eso solo en la primera mitad del capítulo uno. Su habitación en Cancún, al igual que su habitación en la mansión de Buenos Aires tienen algo en común: los peluches y los tonos pastel en la decoración. Y aunque a Karol Sevilla no se le dan esos colores ni los outfits de Luna Valente, sí confiesa una predilección por los peluches.

Los peluches son más fáciles de cuidar que las mascotas, es por eso que Karol tiene a “Enfermito”, un peluche que lleva a todos lados. Al menos en eso, y en la predilección por el amarillo y el rosa, la chica de la ficción y la de la realidad están de acuerdo. Porque más allá del Jam & Roller y la mansión de Buenos Aires, estas dos chicas, que comparten hasta la misma edad (17 años en la segunda temporada), son distintas.

Lo que no va

Karol Sevilla saltó a la fama gracias a su personaje en “Soy Luna”, una serie de tres temporadas que paralizó al mundo y emocionó a jóvenes de toda Latinoamérica, en una mezcla de coreografías en una pista de patinaje, música y un grupo de jóvenes luchando por ser alguien en la vida. En la serie, Luna ama el patinaje; sin embargo, en la vida real, Karol Sevilla no sabía andar en patines. Fue hasta el casting que lo intentó.

Y volviendo al asunto de que Karol odia los outfits de Luna (se viste más formal), también está su cabello. Ella es de llevarlo amarrado porque así no le incomoda. Y en vez de pizza ama las enchiladas, ¡y el pastel! Incluso ha llegado a confesar que en su cumpleaños es ella misma quien se lo lanza a la cara. Así que al menos, en cuanto a la forma de ser excéntrica, Luna y Karol, se entienden.

Valiente 

La canción de Luna, la que cantan ella y sus amigos en el primer “Open music” de la segunda temporada para salvar el Jam & Roller de ser vendido por Videa, también es la que le da el nombre a su película favorita de Disney.

Valiente (para Hispanoamérica), la historia de la arquera Mérida, quien rompe estereotipos sobre las princesas y salva a su reino de las ideas machistas, algo con lo cual ha de haberse sentido identificada Karol. Después de todo, Luna es un ícono de lo que significa ser uno mismo y no rendirse al que dirán.

¡En Nicaragua!

La talentosa chica detrás del personaje de Disney Channel, la que odia las arañas y debido a su apretada agenda recibe clases a distancia en el Colegio Militar de Buenos Aires, ha dejado los patines y ahora recorre Latinoamérica con su exitosa gira “Que se pare el mundo”, en la cual se podrán disfrutar los éxitos que interpretó en los ‘Open music’ y las competencias de patinaje, y aquellos de su autoría que no se conocieron en la serie. Y Nicaragua espera con ansias febrero, porque Karol Sevilla estará aquí con nosotros.