• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El próximo 3 de febrero será el partido final de la Super Bowl en Atlanta, Georgia y no viene exenta de polémica, pero Adam Levine, líder de Maroon 5, y sus chicos han dicho que sí a la poderosa NFL (Liga Nacional de Futbol Americano).

No obstante, son varios los medios estadounidenses que aseguran que el grupo californiano no ha sido la primera opción de los organizadores a la hora de la contratación, y además que les ha costado encontrar acompañantes para el show.

Desde que el pezón furtivo de Janet Jackson se coló en el espectáculo de mano de Justin Timberlake en 2004, pocas actuaciones han estado rodeadas de tanta controversia. Y es que Maroon 5 era la opción B para los magnates del futbol americano, según han afirmado medios estadounidenses.

US Weekly publicó el pasado octubre que la NFL había tanteado a Rihanna, pero que la de Barbados les había dado calabazas en apoyo a Colin Kaepernick.

El exjugador de los San Francisco 49ers protestó en 2016 contra al racismo institucional en EE. UU. y las políticas del presidente, Donald Trump, negándose a cantar el himno e hincando la rodilla en el suelo durante el mismo. La NFL no apoyó al deportista que en la actualidad sigue sin encontrar un equipo que lo fiche.

“Le ofrecieron la actuación, pero Rihanna dijo que no por lo del arrodillamiento. Ella no está de acuerdo con la posición de la NFL. La artista apoya a Colin Kaepernick”, publicó el medio estadounidense.

En esta línea, los medios locales aseguran que los Maroon 5 también han tenido que tirar de agenda para encontrar a artistas invitados que los acompañen en su show: Mary J. Blige, Lauryn Hill y Nicki Minaj rechazaron la invitación y argumentaron incompatibilidades de fechas.

Finalmente, los raperos Big Boy y Travis Scott saltarán al césped del Mercedes Benz Stadium Arena de Atlanta junto a la banda californiana, según publicó la cuenta oficial de la liga en Twitter.

Concentrar un gran concierto en aproximadamente 15 minutos y que sea un éxito es una tarea difícil. Y si, además, lo siguen en directo más de 100 millones de personas y tiene un hueco en los titulares de todo el mundo, la empresa se antoja más delicada.

Antes que Adam Levine y su banda, otros han firmado este espacio. Con mejores o peores resultados, pero sin dejar indiferente a nadie.

Los mejores espectáculos

Hay tantos rankings de las mejores actuaciones de la Super Bowl como medios que los publiquen y gustos. Esquire, Vulture, Billboard y Variety tienen las suyas y, aunque varían en los puestos intermedios, las cuatro coinciden en el número uno. Para estas publicaciones, el mejor show de todos fue el de Prince, en 2007.

El artista, fallecido en 2016, fue escoltado por relámpagos que iluminaban el cielo nocturno de Miami. Ataviado con un traje azul turquesa, camisa naranja y un pañuelo negro en la cabeza, Prince salió a tocar bajo la lluvia. El miedo de que las precipitaciones arruinaran el espectáculo se adueñó de los responsables del evento.

Bruce Rogers, el productor, recuerda estar en uno de los camiones y llamar a Prince para decirle que llovía. Según Rogers, el cantante respondió: “Ok, llueve. ¿Puedes hacer que llueva más fuerte?” Un empapado Prince cerró la actuación con la icónica “Purple Rain” ante el público enfervorecido.

La performance de U2, en 2002, es otra de las actuaciones que se sitúa siempre en los primeros puestos de las listas.

La banda irlandesa aceptó amenizar la primera final del campeonato tras el 11-S. Los jugadores salieron al campo con banderas de Estados Unidos y los espectadores coreaban “¡USA! ¡USA!”. En ese contexto, los responsables del partido querían un espectáculo unificador y, en cierta manera, sanador.

Los chicos de U2 decidieron entonces subir al escenario de aquel estadio de Nueva York algo más que las tres canciones que tenían en el programa. Durante “Where the streets have no name”, los nombres de las víctimas de los atentados fueron apareciendo en una gran lona tras los músicos.

Poco antes de acabar el tema, Bono, el vocalista, abrió su chaqueta y dejó ver el interior decorado con las barras y estrellas de la bandera estadounidense. El estadio enloqueció.

“Como banda tenemos una cosa que realmente nos importa: las personas no son estadísticas. Así que, nuestra idea fue mostrar estas personas”, dijo Bono sobre aquella actuación.

Entre los éxitos más recientes están la actuación de Lady Gaga en 2018 y el trío formado por Coldplay, Beyoncé y Bruno Mars, en 2016. En este último, Chris Martin y compañía honraron a otros artistas que actuaron en el pasado como Michael Jackson, Bruce Springsteen, Paul Mccartney, los Rolling Stones, James Brown o la propia Beyoncé.