Secciones
Multimedia

Karla Icaza: “Escribo experiencias reales de la vida”

Foto por: Orlando Valenzuela

La escritora dice que el amor que lo satisface todo es el de Dios.

Publicación. La columnista y escritora tiene un nuevo libro en el que desde lo cotidiano revela el poder milagroso del amor.

“El cielo en la tierra: experiencias de nuestra vida cotidiana” es el título del nuevo libro de la escritora nicaragüense Karla Icaza Meneses, una compilación de sus colaboraciones en la columna “El Poder del Amor”, que se publican todos los miércoles en El Nuevo Diario.

El libro cuenta con una primera edición de mil ejemplares, los cuales ya están disponibles en librería Hispamer.  El valor es de US$10 y lo recaudado será destinado a los proyectos de la Fundación Ortiz Gurdián.

Actualmente, la obra se está traduciendo al inglés y una vez que culmine este proceso se buscará nuevamente obtener el primer lugar de la categoría de Autoayuda, en el International Latino Book Awards en Los Ángeles, California.

La autora recibió anteriormente este reconocimiento por su libro “The Power of  Love: My Victory over Breast Cancer”, traducido del español al inglés por Mary Roof.

“En la medida que se logren estos reconocimientos, los libros se leen y tienen mayor venta. Mi idea es que esté en las manos de la gente que realmente lo necesite, lo va a disfrutar y le va servir para algo”, señaló Icaza.

 Miguel de Cervantes y Luís de Camões, vidas paralelas

“Estoy clara que cada semana que sale mi columna, si toca a una persona, una de los miles que leen El Nuevo Diario, una persona es suficiente para que valga la pena sentarme, escribir y obedecer sobre el tema que debía escribir”, finalizó.

Experiencia como escritora

El primer libro de Icaza es “El poder del amor: mi experiencia con el cáncer”, que empezó a escribir días después de su cirugía de seno; es decir, cuando estaba recuperándose en su casa.

Sabía, inmediatamente después que recibió el diagnóstico de cáncer, que debía compartir su experiencia.

A finales del 2016, Icaza escribió un artículo sobre la gratitud, y lo mandó a El Nuevo Diario, y fue publicado. Al recibir mensajes positivos como reacciones, decidió escribir regularmente.

 Narrativas cortas de un peruano

“Quería tener una columna institucionalizada y también la llamé ‘El Poder del Amor’, ya que al final este libro se ha traducido como en una razón de ser,  un proceso de vida no solamente mío, sino también de mi esposo. A partir de ahí abrimos una página de Facebook donde ya tenemos casi 29,000 seguidores, donde posteamos las columnas semanales y otros tipos de mensajes. También nos han invitado a compartir experiencia no solamente de cáncer, sino, de nosotros, en distintos lugares”, apuntó la autora.

Icaza siguió escribiendo sin parar, entonces tuvo la idea de hacer un libro, y ordenar las columnas de acuerdo a distintos temas, pero no  se materializaba.

“Un día hablé con Douglas (Carcache, subdirector de El Nuevo Diario), quien me dijo: ‘deberías hacer un libro con tus columnas, y es un libro que yo regalaría para Navidad’. Entonces, sentí eso como una confirmación del cielo de que yo debía proceder a hacerlo”, recordó Icaza.

Hizo un mapa mental sobre la estructura del libro, revisó las columnas, escogió las que iban a entrar para ponerlas en secciones.

“Pensé en el título y lo primero que se me vino a la mente fue ‘El cielo en la tierra’, experiencias de nuestra vida cotidiana, porque todas mis columnas están basadas en una experiencia real mía, de mi familia, mi esposo y mis hijos, y sustentada en los principios que están en la Biblia”, expresó.

Icaza subrayó que ella y su esposo son cristianos de convicción. Ellos tratan de vivir los principios que Dios dejó en su palabra. “Los hemos adoptado en el día a día en nuestra vida, es lo que hemos enseñado a nuestros hijos, es lo que ha reinado en el matrimonio nuestro de una fecha para acá. Simplemente lo que yo he querido siempre es compartir eso con otras personas”, aseveró.

El poder del amor

Icaza reconoce que el poder del amor es inmenso. “Tiene el poder de sostenerte en una situación dificilísima, de darte la fortaleza de poner buena cara cuando estás sintiendo que te morís, de sentirte sana aunque todos los exámenes y los médicos digan lo contrario. Sentir que estoy sana porque Dios me ama, y ese amor es suficiente para mí, y para poder transmitirlo a las personas que están cerca. Cuando vos recibís un diagnóstico de cáncer, si tienes un esposo que te ama le va a afectar, a tus hijos ni digamos, a los padres, hermanos, familiares; o sea, te revuelca, es como un tsunami, y ver cómo mi familia entera se monta en el barco eso es el poder del amor”, subrayó. 

La escritora manifestó que el amor que satisface todo 100 por ciento es el de Dios, ese amor es el que siente. Tal vez no es palpable, pero en la medida que uno tiene una relación con él, una relación de amistad, lo percibe.

 ​​Libro sobre Mussolini provoca un debate

“La primera columna de este libro nuevo es ‘Religioso o amigo de Dios’,  es mi afán de poder explicar la diferencia entre las dos cosas. Una cosa es ser religioso, ir a misa o (culto), dependiendo de la religión que tenga la persona, pero te entra por un lado y te sale por otro, y en tu vida si no das frutos no haces nada. Todos los días, Dios y Jesús deben ser parte de tu vida desde que abrís los ojos en la mañana,  o sea, agradecerle por lo bueno y lo malo”, señaló.

Añadió que como parte de las ocupaciones de la vida cotidiana, muchas veces ha tenido que elaborar las columnas en un avión o en la habitación de un hotel. Los temas surgen de manera espontánea, luego de situaciones que viven ella y su familia durante su semana. 

Familia

Icaza se considera una persona  muy reservada, e incluso algo tímida e introvertida, pero en el transcurso de los más recientes años de su vida, se he dado cuenta de que no hay nada más poderoso que contar su propia historia.

“Hay dos tipos (de testimonio), el no hablado, que es simplemente como te conducís vos en tu vida, y no necesitás ningún testigo, simplemente lo ven porque sos honesto e íntegro, y otro es el testimonio hablado. He visto que compartir una experiencia tiene poder para las vidas de otras personas, y eso ha pesado más en mí,  mi esposo e incluso mis hijos, que nuestra propia pena o molestia de querer compartir algo donde básicamente estás quedando como desnudo delante de los ojos del público”, manifestó. 

Además, explicó que, algunas veces en las historias, incorpora experiencias de sus hijos y su esposo. Primero habla con ellos y les dice que quiere escribir sobre eso, y que quiere usarlos como ejemplo.

 Fallece el escritor Joseph Joffo

“Ellos nunca me han dicho que no, eso es lo más lindo, que al día de hoy nunca me han  dicho que no. Entonces, de hecho, una de las primeras columnas que publiqué se llama ‘Los frutos de la excelencia y de recorrer el kilómetro extra’,  y hablo de la experiencia de mi hijo mayor recién graduado que realizó una pasantía, incluso puse una foto de él en esa columna, y esa ha sido una de las más leídas que hemos tenido en lo que compartimos en Facebook”, apuntó.

En cuanto a compartir intimidades, no cuenta nada de lo que no le hayan autorizado y se limita a su espacio; es decir, su esposo y sus hijos. En el caso que sea un tercero, prefiere omitir el nombre.