•  |
  •  |
  • END

La música latinoamericana vivió un buen año en 2007, de la mano de artistas como el merenguero dominicano Juan Luis Guerra, quien se impuso en el mercado y dejó atrás a un reggaeton que parece ir en decadencia.

Aunque sus cultores luchan por mantenerlo vivo, ese movimiento que alcanzó el mayor auge a mediados de 2000, ha perdido terreno por la reiteración y saturación, a juicio de la crítica especializada, que en buena parte lo calificó desde un inicio como moda pasajera.

Dos momentos sobresalientes fueron la gira de Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat por América Latina con un espectáculo de alto rango titulado “Dos pájaros de un tiro”, y la gira del compositor y cantante cubano Silvio Rodríguez por Chile.

La masividad que generaron marca un resurgimiento de la canción reflexiva. En 2007 hubo de todo y para todos los gustos, con un fuerte ascenso de intérpretes mexicanos, como Vicente Fernández y Marco Antonio Solís, siempre vigentes.

Aún permanecen entre los más solicitados el grupo de rock Maná, con su disco Amar es combatir, la agrupación de rock-pop Camila y el dueto Jesse & Joy.


Las producciones
Discos hubo muchos. Entre los de mejor suerte estuvieron “La vida es un ratico”, del colombiano Juanes. El primer sencillo del CD, “Me enamora”, implantó un récord y se colocó en el número uno de las piezas más solicitadas en 17 países de la región durante casi cuatro meses.

Otros de los álbumes más exitosos fueron “Quién dijo ayer”, de Ricardo Arjona, con la participación de Marc Anthony y Eros Ramazzoti; “Unplugged”, de Ricky Martin; y Calle 13.

Estos últimos se hicieron sentir con letras que abordan fenómenos de onda repercusión social, como la emigración, en particular hacia Estados Unidos.


Reencuentros
Uno de los momentos más emotivos de los últimos tres meses fue el reencuentro de los rockeros argentinos Soda Stereo, quienes --tras 10 años de ausencia-- volvieron al escenario de nueve países, con espectáculos a los que asistieron más de un millón de espectadores.

También el Oscar del argentino Gustavo Santaolalla --el segundo en su carrera-- por la música de la cinta Babel, del realizador mexicano Alejandro González Iñárritu.

En 2007 América Latina siguió abriéndose gradualmente un espacio en el mercado mundial, dominado por las grandes disqueras y distribuidoras, con una música respaldada por su riqueza rítmica y calidad.

Prensa Latina