•  |
  •  |
  • Edición Web

Líneas alternas que llevan a un grupo de desconocidos, amantes del arte y en especial de la pintura, todos de distintas a universidades, a encontrarse. Y más allá de eso, a compartir un sueño y mostrar al mundo el trabajo que hasta ahora mantenían inédito, reservado solo para sus familias, los amigos, los allegados y mayormente para ellos mismos. Es su primera vez en una exposición, ojalá que no la última, y la emoción del primer día sigue latente en ellos, porque no solo se trata de cuadros y trazos, sino del alma misma, que se desvela ante un público que apenas y los conoce, pero que tras ver su producción querrá saber más.

Después de una semana y a pocos días de que su exposición en las Galerías 1 y 2 del Centro Cultural Nicaragüense Norteamericano (CCNN) termine, el grupo de estos jóvenes expositores que hasta hace unos meses no se pasaría más de dos minutos en compañía de los otros ahora pasaron de ser colegas a ser amigos. Por ello, he aquí a Martha Lucía Castillo, Dylan Bladimir Ortiz, Alejandra Guadalupe Reyes, Chengpy Alexandra Wu y Amanda Lucía Medrano, solo una muestra del talento contemporáneo que el CCNN está promoviendo.

Una pintora entre ingenieros y abogados

Martha Lucía. Su interés por la pintura nace en sexto grado, motivada por una profesora guía que la llevó a dejar los dibujos sin sentido e interesarse por el arte de forma más seria. Primero dibujaba por su propia cuenta, pero después entró a un curso de pintura realista y aunque no lo terminó, buscó cómo aprender a través de la práctica y de los videos en YouTube. Viene de una familia de ingenieros y abogados y es la única que se enfocó en el lado artístico. Su madre la apoya, quien se enteró de que pintaba con tres años de tardanza, ha sido quien más le ha dado su apoyo hasta el momento. Esta joven estudia Arquitectura en la UCA y siendo la menor de tres hermanos espera poder abrir un Conservatorio de arte, no necesariamente de pintura.

Dylan Bladimir. Foto: END/Orlando Valenzuela

El chico del Osario

Dylan Bladimir. Aunque su mayor inspiración es su hermano, por quien confiesa que se interesó en la pintura, también tiene influencias de pintores como Picasso, Goya y Caravaggio. Este granadino que comenzó con el grafito y después con el acrílico y estudia Diseño Gráfico en la Universidad del Valle confiesa que su mayor inspiración es llegar a ser reconocido a nivel nacional e internacional y que es fanático de la música clásica y al mismo tiempo del rock. En sus producciones, en las que prevalecen los colores grises, se ve una mayor influencia del trabajo de Picasso, entre las que se destacaría “El Osario”.

Autodidacta y polifacética

Alejandra Guadalupe. Se interesó en la pintura a temprana edad, desde los 7 años para ser exactos, y aunque no había tenido loa oportunidad de estar en una academia de pintura espera entrar a la Academia de arte de la Casa de la cultura. Estudia Diplomacia y relaciones internacionales en la American College y aprendió a tocar el piano y la guitarra, además de su pasión por la fotografía. En sus trabajos destaca la preferencia por los colores pastel y la naturaleza.

La superviviente del hiato

Chengpy Alexandra. De padre taiwanés y madre nicaragüense, sobrevivió a su primer hiato, el cual se centró en su preparación para la universidad, algo muy parecido a lo que ocurrió con su hermano, quien comenzó a trabajar la pintura antes que ella pero se centró en cómics y cortometrajes. Estudiante de Biología en la UNAN Managua, confiesa que su pasión por la anatomía forma parte de su producción, la cual describe como surrealista y hasta grotesca. Amante del arte y de las ciencias por el momento espera poder terminar su carrera y seguir mezclando ambas pasiones.

Una pintora con inspiraciones contemporáneas

Amanda Lucía. Fue quien empezó todo, la chica del grupo de WhatsApp que se puso en contacto con ellos y los convenció de formar parte de esta exposición. Por su parte, confiesa que se interesó en la pintura a través del animé y que sus influencias se reducen a youtubers y artistas que sigue a través de sus páginas en Facebook. Al principio no la apoyaban, pero ahora siente que sí y que están orgullosos de lo que hace. Después de un trabajo estable quiere especializarse en algo relacionado a la animación.