• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Una red de sobornos millonarios de familias adineradas develó este martes el Departamento de Justicia de Estados Unidos, entre las que figuran las actrices Felicity Huffman, conocida por la serie (Desperate Housewives ) y Lori Loughlin (Full House”) para facilitar el acceso de sus hijos a prestigiosas universidades como Yale, Georgetown o Stanford.

Huffman, nominada a los premios Óscar, ha sido acusada de conspiración para cometer fraude por correo y servicios o funciones honestas, según los documentos judiciales presentados por las autoridades.

Según el portal de CNN en Español, una fuente policial le confirmó que Huffman es la actriz y que fue arrestada en Los Ángeles, California.

“Se trata del mayor fraude de admisión universitaria nunca perseguido por el Departamento de Justicia”, aseguró el fiscal general de Massachusetts, Andrew Lelling, en una rueda de prensa en Boston.

La actriz  Lori Loughlin .

El fiscal señaló que se han presentado cargos formales contra medio centenar de personas, incluidas responsables de las universidades, supervisores de exámenes, padres y entrenadores.

“Desde comienzos de 2011, y de manera continua hasta el presente, los acusados --principalmente individuos cuyos hijos estaban aplicando para entrar en la universidad-- conspiraron con otros para usar sobornos u otras formas de fraude para facilitar la admisión de sus hijos a universidades”, indicó el texto de acusación.

Lelling señaló que los estudiantes no eran conscientes de que habían accedido a las universidades como resultado de los sobornos pagados por sus progenitores.

“Estos padres representan un catálogo de riqueza y privilegio. Incluyen por ejemplo consejeros delegados de empresas públicas y privadas, exitosos inversores financieros e inmobiliarios, dos actrices muy conocidas y un famoso diseñador de moda”, agregó.

Algunas de las universidades mencionadas en el documento judicial son Yale, Georgetown, Stanford y la Universidad de California del Sur, entre otras. En total, los acusados pagaron un total de 25 millones de dólares.

Supuestos atletas

El esquema, de alcance nacional, “facilitó trampas en exámenes de admisión universitaria y la admisión de estudiantes a universidades de élite como supuestos atletas”.

Entrenadores deportivos de Yale, Stanford, la Universidad del Sur de California (USC), la Universidad de Texas y Georgetown están también implicados en el escándalo, por aceptar estudiantes en sus equipos por sobornos y no en base a sus méritos deportivos, añadió la Fiscalía en un comunicado.

Por otro lado, un acusado que colabora con la Fiscalía y coordinaba el esquema contó que ofreció a Huffman mediar para corregir las respuestas del examen de admisión universitaria (SAT) de su hija. Huffman es acusada de pagar 15,000 dólares por el test modificado de su hija mayor, y comenzó el mismo proceso para su hija menor, pero luego abandonó la idea.

Loughlin y su esposo, el diseñador de moda, Mossimo Giannulli, también acusado, habrían acordado pagar medio millón de dólares para que sus hijas fueran incluidas en el equipo de remo de USC, aunque no son remadoras. Las dos hijas de la pareja fueron aceptadas en USC.

El testigo cooperante contó a la Fiscalía cómo con ayuda de otras personas conseguía corregir el resultado de los exámenes de admisión de los hijos de sus clientes, que luego fueron usados para sus admisiones a universidades de todo el país.