•  |
  •  |
  • END

Contra todos los pronósticos, la cantante Susan Boyle, convertida en una celebridad mundial gracias a la Internet, terminó ayer en segundo sitio de un programa de talentos musicales.

En un sueño que casi se volvió realidad, Boyle fue derrotada en la final del programa “Britain’s Got Talent” por una compañía de baile llamada “Diversity” (Diversidad). Después del anuncio, la escocesa de 47 años se dirigió al público y sacudió la cadera, un movimiento que la ha caracterizado.

Boyle logró vencer la presión y cantó con confianza la pieza que la convirtió en una sensación en Internet: “I Dreamed A Dream” (Soñé un sueño), de la obra “Los Miserables”.

“Diversity” recibirá un premio de 100 mil libras (159 mil dólares) y la oportunidad de actuar frente a la reina Isabel II en el Royal Variety Show.

Boyle y otros nueve competidores cantaron en directo frente a millones de británicos y espectadores de todo el mundo que la vieron por Internet. La ocasión en la que Boyle cantó por primera vez ha sido vista millones de veces y se ha convertido en el quinto video más visto en la historia del sitio en Internet YouTube.

La voluntaria en la iglesia de su pueblo perdió la calma esta semana durante una confrontación con dos periodistas en la que intervino la policía. Un juez del programa dijo que Boyle planteó abandonar la competición para calmar sus nervios.

La final del concurso no fue transmitida en directo en Estados Unidos ni por televisión ni Internet, así que los seguidores de Boyle tuvieron que verla en portales de Internet como YouTube, donde los productores del programa colocaron los videos de las actuaciones.