•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los grabados de Roberto Sebastián Matta Echaurren –mejor conocido como Matta– y Wifredo Oscar de la Concepción Lam y Castilla darán vida a la exposición que la Fundación Ortiz Gurdián, a través de su Programa Cultural y con el patrocinio del Grupo Promerica, inaugurará este miércoles 5 de junio. Según nota de prensa emitida por la FOG, la intensión de la muestra es seguir compartiendo con el público las obras que conforman su colección.

El artista cubano Wifredo Lam, cuyos grabados se expondrán en el Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián. Cortesía/END

“Además de ser figuras clave para el arte y los artistas de su época, a Matta y Lam los unen diversos lazos. Ambos son contemporáneos. Los dos vivieron en Europa la mayor parte de sus vidas y experimentaron con el surrealismo, aunque nunca dejaron de representar en su obra lo latinoamericano o lo caribeño. Ambos incorporaron en su trabajo las raíces afroamericanas y afrocubanas. Los dos fueron progresistas y partidarios de la izquierda política. Su producción artística no se limitó al grabado e incluyó el dibujo, la pintura y la cerámica. Junto con otros artistas, ambos participaron en iniciativas colectivas para la realización de grabados”, se lee en el catálogo de la muestra.

El chileno Matta siempre fue un espíritu libre que buscó la independencia y encontró en el arte la mejor forma de expresarse. Tuvo la oportunidad de relacionarse con grandes referentes artísticos de su época, como Gabriela Mistral, José Vasconcelos, Marcel Duchamp, Rafael Alberti, Pablo Neruda y Federico García Lorca. Perteneció al movimiento surrealista y a la Escuela de Nueva York, pero fue excluido de ellos en 1948 por un malentendido que 11 años después fue aclarado y le permitió ser admitido nuevamente.

Les loas Petro enfantent dans la danse, obra de Wifredo Lam. Cortesía/END

Asimismo, Lam, un referente del arte cubano, es considerado el iniciador de una pintura que conjuga los símbolos africanos y caribeños con el modernismo occidental. Transitó en muchos de los movimientos y grupos de vanguardia de su época: cubismo, surrealismo, CoBrA (agrupación de artistas nórdicos que promueven la libertad, la espontaneidad, el internacionalismo y la multidisciplinariedad; su arte es social, pero no político). Sin dudas, la simbiosis entre el talento de ambos pintores que grabaron de manera magistral se convierte en el principal atractivo de esta muestra de la Fundación Ortiz Gurdián.

Los grabados

Aunque Matta es conocido principalmente por su pintura, el grabado forma buena parte de su obra. Aprende las técnicas en 1942, con el pintor y grabador Stanley William Hayter. En general, los temas que aborda en sus grabados se corresponden con los textos que ilustran, sean versos o prosa, aunque también hay algunos de contenido político, social, histórico, filosófico y espacial.

De las técnicas del grabado, Matta trabajó fundamentalmente el aguafuerte, la aguatinta, la litografía, y en menor escala, la serigrafía. En general, sus grabados formaban parte de series, álbumes, carpetas y libros de artista.

Lam incursionó y se desarrolló en la ilustración y el grabado en las décadas de 1940 y 1950. En los años cincuenta y paralelo a su creación pictórica, Lam realizó muchos grabados no sólo para los carteles y catálogos de sus exposiciones sino también para revistas sobre arte o cultura, carpetas individuales o colectivas y poemarios de sus amigos escritores. Sin embargo, es desde principios de la década de 1960 que se dedica especialmente a proyectos editoriales con sus amigos poetas, luego de conocer al maestro grabador e impresor milanés Giorgio Upiglio en su taller Grafica Uno en Milán. Él desarrolla técnicas de grabado para responder al gesto y la línea de Lam.