• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El administrador de fondos y coleccionista de arte estadounidense, Tomilson Hill, es el misterioso comprador de la pintura "Judith y Holofernes", atribuida a Caravaggio, después de su hallazgo en un desván en Francia en 2014, afirmaron el viernes la Gazette de Drouot y el New York Times.

La pintura debía venderse en una subasta el jueves en Toulouse (suroeste de Francia), con un precio de salida de 30 millones de euros, pero esta esperada cita en el mercado del arte internacional fue anulada 48 horas antes, debido a una venta de común acuerdo, según anunció la casa de subastas Labarbe.

"No podemos ni confirmar ni desmentir" la información sobre Hill, "no viene de nosotros. Estamos sujetos a un contrato de confidencialidad sumamente estricto", afirmó a la AFP la casa de subastas.

Los cuadros de Caravaggio se caracterizan por el uso del claroscuro y por recurrir al uso violento de la luz, en algunos casos. Tomada de Internet/END

Sin revelar ni la identidad del comprador ni el precio, Labarbe precisó el martes que se trataba de un "coleccionista cercano a un gran museo" y que el lienzo sería "próximamente restaurado y después expuesto en un gran museo".

Costo

Esto responde al multimillonario Tom (su nombre usual) Hill, según los dos medios francés y estadounidense, que no cifran la transacción. En medio de un debate sobre su autenticidad, Labarbe da a la obra un valor estimado entre "100 y 150 millones de euros".

Tom Hill, miembro del consejo de administración del Metropolitan Museum of Art, y de la Frick Collection, donde presentó en 2014 su colección de bronces, abrió en febrero con su esposa una fundación en Nueva York para presentar sus colecciones, informa la Gazette.

"Judith y Holofernes" (1607), que representa la escena bíblica de la joven heroína del pueblo hebreo cortando el cuello del general asirio, podría ser expuesta en el Metropolitan, según el mismo medio.

También podría presentarse en la National Gallery of Art de Washington y el Museo Paul Getty de los Ángeles, según New York Times.