• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tres asociaciones de fans francesas de Michael Jackson llevan el jueves ante la justicia a los testigos del documental "Leaving Neverland", acusándolos de atentar "contra la memoria de un muerto".

En el documental, difundido en Francia por HBO y por otras cadenas en el mundo, Wade Robson y James Safechuck afirman haber sido víctimas de agresiones sexuales reiteradamente por parte del artista cuando eran menores, en su mansión cerca de Los Ángeles.

A pesar de las acusaciones contra el cantante, sus fans siguen fieles a su memoria y por ello demandarán en Francia a los hombres que aseguran fueron sometidos a agresiones sexuales por la estrella del pop. Archivo/END

Estas acusaciones fueron desmentidas por el propio cantante en vida, que nunca fue condenado por estos hechos.

Una década después de la muerte de la estrella, estas acusaciones de pederasta incitaron a varias cadenas de radio, en Canadá, Australia o Nueva Zelanda, a no difundir las canciones de Michael Jackson.

Hablando de un "auténtico linchamiento", Emmanuel Ludot, el abogado de los seguidores franceses, estima que los dos hombres "se libraron a un perjuicio grave y caracterizado contra la memoria de un muerto", según el texto de citación judicial consultado por la AFP.

Trascendencia

"El ídolo está acusado de actos de pederastia y de haber organizado una boda con un niño", prosigue el texto, que menciona "acusaciones gravísimas" y una vulneración de la presunción de inocencia.

"La imagen del difunto está dañada, igual que la de toda la comunidad de fans de Michael Jackson", estima Ludot.

La figura de Michael Jackson sigue siendo rentable desde el punto de vista comercial alrededor del mundo. Archivo/END

Las tres asociaciones, Michael Jackson Community, MJ Street y On the line, reclaman cada una un euro simbólico ante el tribunal de instancia de la ciudad de Orleans, en el centro del país, donde las asociaciones tienen su sede. La audiencia está prevista el jueves a las 09H00 (07H00 GMT).

Cabe destacar que más allá del escándalo, en el Paseo de la Fama de Hollywood, la estrella del cantante continúa atrayendo a una multitud constante de turistas que se hacen selfies, mientras que las tiendas de recuerdos cercanas, los artistas callejeros y los salones de tatuajes reconocen seguir haciendo buenos negocios con la figura de Jackson.