•  |
  •  |
  • END

La juez que estudió su caso en Malawi le denegó a Madonna, en una primera vista, la adopción de Mercy, una niña que vive en el mismo orfanato en el que residía su otro hijo adoptivo David. El obstáculo lo encontró en la ley del país, que obliga a que los padres que optan a la acogida, residan allí al menos durante 18 meses. Sin rendirse, apeló y un tribunal de tres jueces estudió su caso, quedando su decisión aplazada hasta finales de este mes que será probablemente cuando se hará pública.

Sin embargo, parece que el pesimismo ha hecho mella en la artista que, se dice, está convencida de que le denegarán el permiso.

En contra de estas informaciones, su representante insiste en que de momento mantienen la fe en que la decisión será positiva:
“No hay indicios de que el resultado se vaya a conocer pronto. La adopción de Mercy es uno de los casos pendientes del tribunal. No se sabe cuándo se hará pública ni que no será favorable a Madonna. Mantenemos la esperanza”.

Su ansia de aumentar la familia sería tal que estaría barajando ya otras opciones.

La prensa británica especula con la posibilidad de que esté centrando su mirada en Nigeria o Lesotho, otros dos países africanos en los que la ley no es tan estricta y no es imprescindible ser residente. Incluso algunos vaticinan una próxima visita de Madonna a un orfanato de alguno de estos lugares.

Por eso, según se comenta, habría asistido hace una semana en Nueva York al partido de polo benéfico en el que jugó el príncipe Harry de Inglaterra y que tenía como objetivo el apoyo a los niños huérfanos.


Hola.com