•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La precursora de la literatura infantil nicaragüense, María López Vigil, se convirtió en la primera escritora iberoamericana en obtener el Premio Cervantes Chico, con lo cual Nicaragua se convierte en el único país que alberga los dos Cervantes (el grande y el chico).

Cabe señalar que en la presente XXIII edición del Premio Cervantes Chico de Literatura Infantil y Juvenil se incorporó como novedad otorgar el premio a un escritor de Iberoamérica. Esta nueva categoría ha sido creada en colaboración con la Cátedra Iberoamericana de Educación de la Universidad de Alcalá y la Secretaría de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

Feliz, esa es la primera palabra que utilizó la escritora para describir su estado de ánimo tras conocer la noticia de que ganó el Cervantes Chico. Archivo/END

Más que valorar la cantidad de literatura infantil que López Vigil ha producido, que es mucha, por cierto, es importante resaltar que su principal aporte ha sido rescatar la esencia primigenia del nicaragüense y transmitírsela a los niños en un lenguaje que les es propio.

“Estoy feliz, porque yo digo que es merecido para Nicaragua, que ya tiene el Cervantes grande y el chico. Este premio lo recibo en nombre de los niños y niñas de Nicaragua”, compartió López Vigil, quien asegura que se enteró del premio por medio de un programa de televisión y aunque la noticia ya está en diversos medios de comunicación, aún no la han llamado de España.

Obras

Al hacer un recorrido por sus andanzas en la literatura infantil, encontramos que su primer cuento ya tiene 30 años y nació por una convocatoria realizada por cooperación sueca ASDI a un concurso que difundió en los periódicos en 1988 bajo el lema de “los niños queremos cuentos”, el cual tendría un premio de 1000 dólares, cantidad que entre risas asegura era mucho dinero en aquella y época, aunque reflexiona entre risas que en esta también.

“A mi hermano Nivio, con el que he hecho todos los libros y es arqueólogo de profesión, le dije que concursáramos y él me hizo una pregunta de la que surgió Un güegüe me contó y era que si había un libro que explicara a los niños la prehistoria. Luego me hizo una charla así que era el güegüe que me contó con el que que gané el primer premio”, rememora.

Portada de su libro sobre espantos y leyendas. Tomada de Internet/END

“Yo escribí porque sentí que había un vacío grande y todavía lo debemos llenar. El libro se presentó en la primera feria del libro 1989.  Luego hubo un segundo intento con lo que se llamó con la Asociación Nicaragüense de Literatura Infantil y Juvenil. Venían los 500 años de la conquista en 1992 y quise dar a conocer y que la gente entendiera el texto del Güegüense, porque tiene una estructura antigua para un teatro que no entendemos”, acotó.

Asimismo, López Vijil empezó a trabajar con Libros para Niños y asegura que su fundador, el fallecido Eduardo Báez,  estaría muy contento por este Cervantes, porque tenían la idea de que no podremos cambiar Nicaragua si no imaginamos otra Nicaragua y no hay nadie que imagine más y mejor que un niño que lee.

Así que fue en Libros para Niños que publicó su tercer libro,  Los dientes de Joaquín, uno de los que más éxito ha tenido.

También sobresalen las “Cinco noches arrechas”, que encierra cinco leyendas nicaragüenses protagonizadas por los espantos característicos de la mitología nacional.

Proyecto

Entre otros de sus títulos están “La lechera y el carbonero”, que es una historia de amor, La balanza de Nicolás Sandoval, las leyenda miskitas y una serie de una serie de 5 libros para explicar qué es el amor.

“El último libro que tengo dije que era mi testamento y se llama “La guía del Pipián” que se publicó hace dos año y si el Güegüe es el pasado de Nicaragua, este es el futuro del país, me enfoco en lo mal que estamos y en cómo podríamos estar mejor. En el piso estoy pero floreando”, explicó.

El premio es un reconocimiento a la literatura infantil que ha producido María López Vigil y a su aporte para la conservación de las raíces nicaragüenses. Archivo/END

Por otro lado, la galardonada escritora adelantó que en las próximas semanas presentará un libro sobre la vida de Denis Martínez cuando era niño, a qué jugaba, cómo estudiaba, cómo se enamoró tan jovencito.

López Vigil, cubana de nacimiento y nica de corazón, señaló que aún no conoce la fecha exacta de entrega del premio pero sabe que será en España, en Alcalá de Henares, posiblemente en octubre.

 “Estoy feliz, el premio es para toda Nicaragua, es un honor que tengamos los dos Cervantes”, concluyó.

El Premio Cervantes Chico está convocado por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, la Comunidad de Madrid y la Universidad de Alcalá.