• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Mujeres de rostros tiernos, trato afable y dulce sonrisa se transforman cuando abren las puertas de la imaginación y comienzan a tejer hilos narrativos cargados de fantasmas, leyendas, sangre y traumas, al punto que pueden erizarle la piel aún al más valiente en su antología “Mujeres de miedo que cuentan”, que se presentará el 24 de julio en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, a las 6:30 de la tarde.

“Mujeres que cuentan” es una serie de cuentos escritos por mujeres de varios países de América Latina que tuvo su génesis en el 2016 y este año publica su tercera edición.

En 2017 publicaron la primera antología bajo el nombre de “Catorce mujeres que cuentan”, en 2018 se dio la segunda, “Once mujeres que cuentan erotismo”, con 12 relatos largos de entre 8 y 10 páginas.

“Esta es la tercera edición de la serie que es ‘Mujeres de miedo que cuentan’ en la que estamos 22 escritoras con 27 cuentos y oriundas de 5 países de América Latina. Participamos 8 nicaragüenses, de las cuales estaremos 6 en el INCH”, señaló la escritora nicaragüense Linda Báez Lacayo.

El grupo de mujeres no solo es diverso en nacionalidades, sino también en edades, pues va desde los 22 hasta los 77 años y para coincidir, Linda Báez dice que todo inició como un juego. Ella vivía en México en 2016, antes había residido en Chile, país en el que había empezado un grupo de literatura integrado principalmente por mujeres. En México inició a hacer cursos de literatura donde pudo constituir un grupo y al ver que solo escribían y no publicaban, decidieron hacer un esfuerzo y optaron por difundir cuentos.

Integrantes

“Hicimos una convocatoria para nuestros conocidos, hombres y mujeres, pero las que más contestaron fueron las mujeres, como solo dos hombres había optamos por publicar solo mujeres. Hicimos un consejo editorial para asegurar la calidad del producto y al final quedaron 14 mujeres, entre las que había 5 nicas, de hecho dos hemos estado en las 3 antologías, una de ella es Marianela Corriols y mi persona. En esta tercera edición hay mexicanas, chilena, argentina y cubana”, apostó Lacayo Báez.

Esta escritora Báez presenta en la antología el cuento que se llama “No hay vida en el bosque”, sobre la Segunda Guerra Mundial y los actos de atrocidades que se cometieron en ese contexto.

Andrea Carolina Huete, a sus 24 años, asegura tener 11 escribiendo y señala que originalmente es escritora de novelas que publicaba en línea hace un par de años, aunque se ha alejado un poco de eso.

“Ya había escrito cosas de miedo pero era solo como para asustar a mis amigos, me gustó trabajarlo para publicar y tomé como temática lo sobrenatural. Mi cuento es ‘Espejito, espejito’”, apuntó Huete.

Ana Giroud es la menor de las escritoras compiladas y su relato es sobre un asesino en serie. “Mi cuento es ‘La sangre se limpia con fuego’, es de crimen principalmente, desde hace varios años veo series policiacas y el inicio lo escribí hace como 2 años y nunca lo usé y me preguntaba para qué lo iba a utilizar. Luego Linda me cuenta de todo esto y estaba súper bloqueada de que no me iba a salir bien y me acordé de ese inicio y de repente escribo una víctima, luego otra y cuando vi ya tenía el cuento entero. Nunca había escrito algo de terror”.

Giroud, a los 16 años empezó a escribir sus primeros cuentos y vive con el intento incesante de una novela que lleva 10 años, pero hasta ahora le está dando forma.

Por su parte, Huete asegura que a pesar del auge del Internet, aún la gente no toma en serio a los escritores que publican en línea.

Elisa Maturana, Marianela Corriols Molina y Marlen Lucía Landero Vargas son las otras tres nicaragüenses que participan en la antología.

Terrores

Báez Lacayo señaló que hay cuatro tipos de terrores presentes en el libro que las escritoras están sacando a la luz.

“El primer miedo que abordamos está entre los más conocidos, se trata del miedo a lo sobrenatural, le tenemos miedo a la oscuridad, a los fantasmas, a los muertos que regresan, a las brujas, a todo lo que está fuera de nuestra vida normal y cuando se apagan las luces o se hace de noche todos estos personajes aparecen. También hay historias de mitos y leyendas de nuestros países. El segundo tipo de miedo que refiere son los miedos interiores, miedos que nos hacen actuar incluso irracionalmente, que sacan lo peor de nosotras, que si nos vemos en un espejo vemos figuras más allá de ese espejo o que vemos dentro de nosotras mismas. Y el último es un medio muy vigente que es al terrorismo de estado, el miedo a la autoridad desde una posición de autoridad”, señaló.

La antología será presentada el 24 de julio en el INCH. Letzira Sevilla Bolaños/END

La prologuista Solange Rodríguez Pappe asegura: “en la antología hay temas emblemáticos del género, como el trato con los muertos que vuelven de la tumba; el acoso de los fantasmas y las posesiones demoníacas; los temores apocalípticos de la idea de una extinción masiva de la civilización; la violencia cotidiana, el miedo interior, la locura personal, tratado como hiper realidad; lo sobrenatural que da paso a monstruosidades humanas; y, los temores a criaturas tradicionales del folklore popular. En esta muestra las mujeres han imaginado poderosamente y escrito sobre todo tipo de estremecimientos.”