• Santiago de Chile, Chile |
  • |
  • |
  • AFP

La familia del premio Nobel chileno Pablo Neruda denunció este jueves la dilación por parte del Servicio Médico Legal (SML) de Chile en la entrega de sedimentos extraídos de la tumba del poeta, que son vitales para concluir la investigación que apunta a un posible asesinato del poeta.

Rodolfo Reyes, abogado y sobrino del poeta, afirmó que el SML hizo todo lo posible por retrasar y ocultar la entrega de muestras de sedimentos extraídos de la sepultura de Neruda.

Las muestras son requeridas por el laboratorio Mac Master de Canadá como "muestra de control" para poder confirmar o descartar la posible contaminación externa, tras el hallazgo en los restos de Neruda de 'Clostridium butolínico', lo que confirmaría la hipótesis de que fue asesinado y no murió de cáncer en 1973.

"No tengo cómo calificar la actitud del SML con este desorden que ha perjudicado la investigación", dijo Reyes este jueves en una rueda de prensa con medios extranjeros.

De acuerdo a su relato, el SML inicialmente se negó a tomar las muestras argumentando falta de presupuesto y, una vez que se comprobó que estas sí fueron extraídas al momento de la exhumación de sus restos -el 12 de abril de 2013-, informó erróneamente que no quedaban remanentes.

Finalmente, después de meses de trámites judiciales el juez instructor de la causa, Mario Carroza, concurrió el miércoles a las dependencias del SML y comprobó la existencia de las muestras, las que ahora deberán ser enviadas a Canadá para su análisis.

Neruda murió a los 69 años. Archivo/END

Para Reyes este último trámite es vital para concluir la extensa investigación sobre la muerte de Neruda, que se abrió en 2012 tras conocerse en la prensa el relato de su exchofer, Manuel Araya, quien planteó que el poeta pudo ser envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet, en momentos en que se encontraba internado en una clínica de Santiago.

Tras el análisis de un grupo de 16 expertos, la justicia chilena determinó ya que Neruda no murió a consecuencia del cáncer que padecía, aunque tampoco ha podido confirmar que fuera asesinado.

Neruda murió a los 69 años. Su salud se había deteriorado cuando se apostaba a dejar el país tras del golpe de Estado de Pinochet el 11 de septiembre de 1973 para exiliarse en México, donde sería un prominente referente de la resistencia.

Requerido por la AFP, el SML no entregó inmediatamente un comentario sobre esta denuncia.