• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Entre lo tragicómico y la esencia real de la vida transcurren los argumentos de los 25 cuentos con los que el nicaragüense Roberto Porta logró constituir su segundo libro, “Banalidades, relatos cortos para personas ocupadas”.

Sin dudas, el título se corresponde con exactitud con el contenido, puesto que son historias de prosa ágil, lenguaje directo, sin rebuscamientos de ningún tipo, pensadas para promover la lectura en la gente que tiene las mil y una ocupaciones.

Los relatos se ubican en la vida cotidiana, hay drama, romance, terror, engaños, alianzas y un trasfondo político muy sutil. Oscar Sánchez/END

El autor refiere que cuando publicó su primer libro varias personas le decían que habían comprado la obra pero que era muy larga y no sabían si tendrían tiempo de leerla, así que con esa premisa dando vueltas en su cabeza, decidió simplificar los enunciados y acortar las tramas hasta condensar los argumentos de forma tal que el resultado es satisfactorio.

Temas

Con "Banalidades", no es necesario tener visa para viajar alrededor del mundo, pues cuando el lector se adentra en la obra, el narrador lo lleva desde la India hasta espacios desconocidos donde el autor se desdobla y en algunos relatos se convierte en mujer para conducirse mejor en la trama que desarrolla.

Hombres con tres brazos, mujeres que mueren de amor en sueños y hasta los casos paranormales atribuidos a la famosa Quinta Angélica en El Crucero forman parte de este universo creado por Porta. Óscar Sánchez/END

“Estoy claro de que talvez en este momento Nicaragua lo que necesita es realismo y no ficción, pero el libro lo inicié antes de la crisis y cuando contacté al doctor Alejandro Serrano Caldera, que me escribió el prólogo, no teníamos idea de lo que iba a ocurrir. Dudé en imprimirlo porque no sabía si era si era propicio en un momento difícil, pero el doctor me dijo que la literatura es recreación y la gente la necesita, pues lo peor que podemos hacer es autoderrotarnos y escondernos, y aquí estoy para compartirlo”, señaló.

Por otro lado, Portas dice que es educador y no escritor, pero que como buen nica le gusta la poesía y la ficción.

“Los relatos se ubican en la vida cotidiana, hay drama, romance, terror, engaños, alianzas y un trasfondo político muy sutil, algunos cuentos hablan directamente de Nicaragua y se basan en experiencias personales”, compartió.

La portada de la obra nos muestra a un hombre elegantemente vestido, como un ejecutivo, en un entorno sombrío sentado al centro de la nada bajo un paraguas, como un símbolo de la abstracción que quienes tienen demasiadas ocupaciones pueden encontrar un remanso en las historias.

Sin dudas, el libro es un coctel de historias entre las que sobresale un hilo argumental en el que narra cómo el cuerpo diplomático de un país rompió el protocolo de Estado al pedirle autógrafos al archiduque de Luxemburgo que había llegado a donar escuelas, como si de una celebridad artística se tratara, lo cual casi le provoca un infarto al jefe de protocolo.

Hombres con tres brazos, mujeres que mueren de amor en sueños y hasta los casos paranormales atribuidos a la famosa Quinta Angélica en El Crucero forman parte de este universo creado por Porta.

El libro se presenta este martes 13 de agosto, en el Instituto de Cultura Hispánica, a las 6:30 de la tarde.