• Venecia, Italia |
  • |
  • |
  • AFP

Venecia se convirtió este sábado en Gotham City para la presentación de "Joker", la película dedicada al acérrimo enemigo de Batman, uno de los 'malos' más populares del cine.

Dirigida por Todd Philips, la transformación del actor Joaquín Phoenix en el villano disfrazado de payaso en busca de redención, en competición en el festival de Venecia, ha desatado las apuestas, ya que algunos lo dan como seguro candidato a Oscar por su actuación o como mínimo a la Copa Volpi veneciana.

La historia se desarrolla en la ciudad de Gotham de 1981 y cuenta la transformación de Arthur Fleck en guasón con mente criminal.

"Es inusual que una película de los grandes productores estadounidenses quiera competir en Venecia", comentó el director del festival veneciano, que en los últimos años ha servido de trampolín para obtener la codiciada estatuilla.

Dirigida por Todd Philips, la transformación del actor Joaquín Phoenix en el villano disfrazado de payaso en busca de redención. AFP/END

La película de Phillips, una superproducción con tono 'muy negro', fue escrita específicamente para el actor, contó el director.

"Fue difícil interpretar ese personaje porque no se puede definir. Ningún psiquiatra podría atribuirle una patología específica. Mi 'Joker' debía tener siempre un aura de misterio", confesó Phoenix.

Un oligarca ruso en el Lido

Joaquín Phoenix, actor. AFP/END

La historia de uno de los mayores oligarcas rusos, que acumuló millones con el petróleo de su país, pero que tuvo la desgracia de entrar en conflicto con Vladímir Putin, lo que costó juicios, acusaciones de asesinato, 10 años de cárcel y luego el exilio, resulta una compleja lección sobre la historia moderna de Rusia en el documental "Citizen K", dedicado a Mijaíl Jodorkovski.

Invitado por el director Alex Gibnet, el oligarca explicó en el Lido su transformación de magnate a disidente político, sin aclarar los millones de dólares amasados en los años 90.

Almodóvar y su pasión por Argentina

Conmovido, aliviado y reconciliado con el festival de Venecia, Pedro Almodóvar, confesó, antes de recibir el León a la Carrera, que admiraba "muchísimo a los actores argentinos" así como a sus guionistas.

"Desde que vi 'La ciénaga', de Lucrecia Martel, llamé a mi hermano Agustín porque me había parecido una película maravillosa y le dije 'vamos a seguir a esta mujer', y así trabajamos con ella en su segunda, tercera y cuarta película", confesó el realizador a propósito de la presidente del jurado este año de la sección oficial del certamen veneciano.