•  |
  •  |

I Parte

Neurólogo–Psiquiatra

La madre desesperada de una joven de 17 años llevó a su hija a la emergencia de un hospital porque no entendía su conducta. Una semana antes, el padre de la joven había muerto de un ataque cardíaco repentino. En el cementerio, la paciente se había puesto sumamente nerviosa, gritando incontroladamente y sus parientes habían tenido que sujetarla con fuerza.

En su casa se mostraba inconsolable, se sentaba en una mecedora, en una esquina de la habitación y hablaba de que un demonio había llegado a pedirle su alma. Antes de la muerte de su padre, había sido una “adolescente típica, popular y buena estudiante, aunque a veces reaccionaba de forma exagerada ante determinadas situaciones”. No había antecedentes psiquiátricos en la familia.

Esta historia nos ilustra cómo nuestra mente se puede perturbar seriamente ante graves situaciones estresantes. La aflicción es una reacción normal ante la pérdida de un ser querido.

Sin embargo, la reacción de esta joven no sólo es más grave de lo que se podía esperar (muy agitada, gritando incontroladamente), sino que también incluye síntomas psicóticos (la creencia de que ha venido un demonio a pedir su alma).

La aparición repentina de un cuadro sicótico florido, inmediatamente precedido de un estrés psicosocial importante, en ausencia de síntomas premorbidos de la esquizofrenia o de personalidad esquizoide, indica que la joven está padeciendo de una psicosis reactiva breve.

La esquizofrenia es una de las manifestaciones más graves de psicosis, al producir importantes alteraciones en las funciones psicológicas básicas. Representa la patología del sentido común, por cuanto incapacita a la persona para utilizar la lógica del razonamiento para mantener un sistema de opiniones o creencias sobre el mundo; para intuir cuáles son los sentimientos o los pensamientos de los demás sobre cualquier cosa, y para hacer juicios de probabilidad sobre las cosas que pudieran suceder.

La esquizofrenia afecta el comportamiento social de la persona, la capacidad de comunicarse con las demás personas, el sentido del humor y la capacidad de hacer un uso práctico de las cosas.

La esquizofrenia no se manifiesta de forma idéntica en todos los pacientes, sino que ofrece una amplia variedad de síntomas.

¿Qué alteraciones produce la esquizofrenia?

Produce distorsión de los sentidos. La persona tiene dificultad para poder distinguir lo real de lo irreal; hipersensibilidad a los sonidos, los sabores y los olores; percepción distorsionada del sentido del tacto o de las sensaciones físicas procedentes del propio cuerpo. La afectación de uno o varios sentidos puede llegar a cambiar la percepción que la persona tiene de sí misma, produciéndose la sensación de estar fuera del tiempo y del espacio, como flotando y sin cuerpo; como si el cuerpo se separase de la persona. Este fenómeno, conocido como despersonalización, se asemeja a la sensación de no tener existencia real.

Los cambios perceptivos experimentados por el paciente le ponen el mundo “patas arriba”. Oye, ve, huele, siente cosas que no son reales, son las alucinaciones. En particular oye voces que lo amenazan, lo condenan, lo critican o puede escuchar las voces en forma de órdenes que podría llegar a ejecutar con un riesgo muy alto para sí mismo y para otras personas.

Cambios en la personalidad que lo llevan a un progresivo retraimiento social, no tiene emociones, hay falta de interés y de motivaciones. A veces hay emociones inadecuadas respecto de la situación vivida; por ejemplo, la persona puede reírse si le cuentan algo triste o mostrarse alegre en un funeral.

Cambios profundos en el pensamiento, la persona es incapaz de pensar con claridad, dar una respuesta racional a cualquier tipo de pregunta, le es casi imposible tomar decisiones por simple que éstas sean.

Como el pensamiento resulta desorganizado y fragmentado, el lenguaje con frecuencia también suele ser incoherente, ilógico y muchas veces absurdo e incomprensible.

¿Cuántas personas la padecen?

Se han hecho estudios en Europa y Asia utilizando un concepto estricto de esquizofrenia. Dichas investigaciones arrojaron una prevalencia que va del 0.2 a casi un 1% entre esa población. Estudios efectuados en Estados Unidos, utilizando un concepto más amplio, han señalado índices más altos. Este trastorno es tan frecuente en hombres como en mujeres.

¿Por qué muchas veces se retardan el diagnóstico y el tratamiento?
Uno de los principales problemas en la psicosis es la serie de creencias que existen y que en lugar de ayudar, estorban a quien la padece y a su familia; además, con frecuencia retardan el diagnóstico e impiden el tratamiento adecuado.

La persona con esquizofrenia:
No es culpable de padecer la enfermedad.
No está hechizada.
No es forzosamente violenta ni daña a otros, más bien podría llegar a causarse daño a sí misma.
No padece la enfermedad por culpa de sus padres u otros familiares.
No debe ser motivo de vergüenza para él o ella, ni para la familia o amigos.

Es importante saber que aunque hay muchos mitos y temores relacionados con la esquizofrenia, en realidad es una enfermedad mental que se puede tratar con éxito, lo cual permite al paciente llevar una vida más independiente y productiva.

Recordemos que nuestra mente nos conecta, por medio del pensamiento, con el mundo que nos circunda; gracias a ella podemos tener memoria de consecuencia, recordar que podemos conversar con otras personas, tener juicio sobre nuestro actuar y sobre el actuar de los demás, por ella también nos podemos ubicar en el tiempo, lugar y espacio.

La mente funciona gracias a un conjunto de sustancias químicas que actúan en las células del cerebro llamadas neuronas. Estas sustancias sirven para que el cerebro reciba la información de forma correcta, la procese y luego tome decisiones basado en esta información.

Cuando las sustancias químicas que actúan sobre las neuronas se alteran, el cerebro recibe la información de forma errónea, se producen entonces las alteraciones que vimos anteriormente.

En el caso que mencionábamos al inicio, se refiere a un trastorno sicótico que está en el límite con la esquizofrenia, pues todas las psicosis comparten características fenomenológicas, siendo la esquizofrenia la más grave de las psicosis. La psicosis reactiva breve se caracteriza porque hay factores precipitantes y una duración establecida en menos de dos semanas.

Estimado lector: Si desea opinar respecto a los artículos o tiene algún tema específico que desea que aborde, por favor escriba a: articulospsiquiatria@hotmail.com
Te invito a leer mi blog: http://dearreaza.blogspot.com/
Dr. Javier Martínez Dearreaza.

Universitá degli Studi di Pavia-Italia.

Clínica San Francisco.

De camas Luna Montoya 90 varas arriba.

Telf.: 22222494. Celular: 88771894.