•  |
  •  |
  • END

AFP

Música, disfraces y los colores del arco iris inundaron este domingo la principal avenida de Sao Paulo para celebrar el 13º Desfile del Orgullo Gay en su lucha contra la homofobia, que se esperaba atrajera a más de tres millones de personas.

Frente al Museo de Arte de Sao Paulo, MASP, y antes de iniciar la manifestación que recorre la ciudad por unas 30 cuadras, los organizadores del Desfile LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) pidieron por el “derecho a ser iguales, ni más ni menos”.

Finalmente, tras clamar por una avenida Paulista “alocada y linda” y lanzar globos al cielo, la música electrónica se apoderó de los parlantes y la calle se transformó en una gran pista de baile al rayo del sol.

Personajes que representaban ángeles, demonios, Elvis, Madonas, la mujer maravilla, Blanca Nieves y hasta al presidente estadounidense, Barack Obama, agitaron sus cuerpos al paso de cada ‘trío’ que llevaban sus propios pinchadiscos.

Los collares de plumas y las pelucas fueron los accesorios más comunes, pero los más atrevidos llevaron mini-shorts, corsés, corpiños, botas altas con grandes plataformas, prendas transparentes, pantalones ceñidos al cuerpo y ostentaron sus torsos desnudos.

El Desfile Gay de Sao Paulo es el segundo evento de mayor atracción turística de la ciudad detrás del Gran Premio de Fórmula 1, según las autoridades municipales.