• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

María Esther López, “La Reina del Sabor Nicaragüense”, celebra el mes patrio con su disco “Nicaragua en mi sazón”, cuya idea surgió un 14 de septiembre de 2012 y recoge 12 temas en los que canta diversas recetas de la gastronomía nacional.

“Ese 14 de septiembre estaba en mi sala y me preguntaba qué hago ahora, porque me gusta ser innovadora. De frente vi mi guitarrita vieja y me pregunté qué tal si hago canciones con las recetas y que la gente se las aprenda cantando, para que el día que yo me vaya para el ‘Reinaldo de los celestinos’ haya alguien que siga rescatando lo nuestro”, compartió.

Recuerda que la primera canción que se le ocurrió, ya con su guitarrita en mano, fue la sopa de mondongo, por eso se convirtió en el tema principal de disco, cantado en cumbia sabrosa.

“No tenía la intención de hacer del disco un compendio de música nacional como tal en cuanto género, con sones de marimba o regionales, pero sí hay una mazurca con el tema de los buñuelos norteños que también se conocen como buñuelos de piedra, que son de masa y realmente no son tan suaves como los de yuca. Hay son nica en el tema del gallopinto y un palo de mayo en ‘Vamos a comer rondón’, también hay tendencias de la música caribeña en el tema del Wabul, además de incluir vallenato y cumbia en la ‘Chica de pelo’emai’”, aclaró López.

El disco contiene 12 canciones, 10 de ellas son recetas de cocina nicaragüense. Viene acompañado del recetario para seguir la letra. Jorge Ortega/END

Rescate de la lengua

“El disco en realidad es un producto variado, porque la idea era que los jóvenes pudieran apropiarse de los temas y que se aprendieran la receta y que hagan como yo, que canten, bailen y cocinen con sabor nica”, prosiguió.

María Esther asegura que la receta que más le llevó trabajo fue la del nacatamal, porque considera que es la más exigente, la que representa mejor la propuesta gastronómica nacional, y recalca que si bien es cierto es criolla, no podemos olvidar su esencia precolombina, aunque se preparaba con otros tipos de carne y con la llegada de los españoles se introdujo el cerdo.

La receta del nacatamal es la que más se le dificultó, asegura López. Cortesía/END

“El nacatamal fue la canción más difícil, tiene tres estructuras para sintetizar todo el proceso que requiere su preparación, pero fue maravilloso haberlo logrado y espero que la gente aproveche la conciencia cívica que significa hacer este trabajo que queda como patrimonio para las futuras generaciones”, recalcó.

El disco contiene 12 canciones y dos son regalo, una que compuso en 1980 que habla de las tortillas y los frijoles como comida completa y la otra es “Tuani mi Nicaragua”, que compuso en 1995 y habla de las riquezas naturales del país.

“Lo más importante, aparte de poder ser un testimonio de lo que es nuestra gastronomía en este momento, es que se convierte en el único álbum discográfico a nivel mundial que se ha trabajado en post de promover específicamente las recetas de un pueblo. También procuré no usar terminología técnica sino más bien el habla popular, así que rescato el habla popular y contiene recetas que están en peligro de extinción”, concluyó la Reina del Sabor Nicaragüense.